Ciclo de cine polaco (IV). "Esas hijas mías", de Kinga Dębska

Author: Angelus / Etiquetas: ,


Esas hijas mías se proyectó en el auditorio del CICUS el 16 de enero. Fue la segunda película por orden cronológico del Ciclo. La obra propone una comedia dramática sobre las relaciones familiares. La muerte inminente de ambos padres altera sustancialmente la vida de sus dos hijas y les hace mirarse ante el espejo cuestionando sus respectivas existencias y el vínculo sanguíneo que las une. Marta es una afamada actriz televisiva, Kasia, no pasa de ser una "vulgar" maestra; aquella se encuentra lastrada sentimentalmente por un soterrado complejo edípico en relación con su padre; ésta, mantiene pecuniaria y precariamente a una familia de marido inútil e hijo rebelde. Los reproches y desencuentros entre ambas jalonan un devenir fílmico que camina aceleradamente hacia la muerte de los progenitores con un tono que desdramatiza a la Parca por medio, sobre todo, de las secuencias protagonizadas por el padre, Tadeusz, y su humor cáustico de viejo cascarrabias y de las peripecias tragicómicas de Kasia en su alocado trajín diario.

La omnipresente (Ida, Las inocentes, La sala de los suicidas...) Agata Kulesza -Marta-, Gabriela Muskała -Kasia- y Marian Diędziel -Tadeusz- sostienen el filme con sus interpretaciones. Destaca Muskała en un papel desagradecido por cuanto debe encarnar a una mujer desequilibrada, a un patito feo cuya vida ha sido una sucesión de frustraciones, pero lo hace con gracia, soltura y encanto personal. Kulesza se está especializando en personajes turbulentos que "aristan" un rostro de por sí ya duro, hasta el punto de que las pocas secuencias en las que sonríe descolocan al espectador por distorsionar una imagen angulosa estereotipada. Diędzel da el tipo de anciano gruñón que ve aproximarse a la muerte con gesto burlón y actitud estoica.

Un apuesta en escena simplemente correcta, en la que destaca por su claustrofobia el caserón varsoviano familiar, y una fotografía un tanto fría rematan un filme tan solo simpático y poco perdurable no ya en la memoria, sino en la simple retina.