La cuestión palpitante (en el ojo del Hurricane)

Author: Angelus / Etiquetas: , ,


Bob Dylan no es un gran poeta. Al menos, las letras de sus canciones no forman un corpus poético de altura según mi modo de entender la poesía y tal como los gustos literarios orientan mis lecturas. Valorar el Nobel recientemente concedido bajo este prisma es una equivocación, pero negar el valor literario de sus textos es asimismo ponerse unas anteojeras de burro. Los que critican el fallo sueco son presos de una visión elitista del hecho poético y olvidan la etimología de la palabra lírica. Bardos, juglares y trovadores antiguos recitaban, cuando no, cantaban sus textos u otros ajenos ¿eso no es literatura? ¿El Romance del Infante Arnaldos no merece figurar en una antología poética hispana? No se puede separar letra de música: sólo escuchando y leyendo, por ejemplo, Blood on the tracks, se puede apreciar su valor lírico y, por ende, la talla literaria.

Dylan revolucionó la música popular en los 60. Primero, con unos textos -en la estela de maestros del folk como Woody Guthrie- que iban mucho más allá de los relamidos textos de amor o encuentros fortuitos en los asientos de atrás del coche de entonces, y creando mensajes universales ("La respuesta está en el viento"). Segundo, electrificando su canciones y colocándose a la vanguardia del rock del momento, por más que le acusaran de traidor. Con el fin de la década prodigiosa, su influencia decayó, pero siguió ofreciendo algunos discos memorables, que dan cuenta de un caudal lírico sin parangón en la  música popular (la serie Bootleg).

Su poesía -ya argumentada esta etiqueta y cuando algunos versos de sus canciones alcancen tal categoría- bebe de las fuentes de la generación beat. Allen Ginsberg, de hecho, quiso aprovecharse de su imagen apareciendo junto al de Duluth, incluso en el famoso vídeo de Subterranean homesick blues. Está atravesada de varios -ismos: surrealismo y hermetismo, fundamentalmente. Aparte de esos mensajes generacionales que convirtieron a Dylan, bien a su pesar, en icono, el rastreo de su cancionero descubre joyas como  If you see her, say hello, plenas de spleen.

No disfruto leyendo sus canciones en libro. Pero escuchar algunos de sus discos con las letras al lado es una grata experiencia estética. Ahí reside su valía.

Everybody´s talking about Dylan & Nobel Prize, but few have heard and read his songs.

6 comentarios:

ethan dijo...

Soy un incondicional de Dyan, ya se merecía el premio el año pasado...

¡Ahí te han «dao»! dijo...

El galardón es un prestigio para el músico y un desprestigio para la institución.

Angelus dijo...

ethan, yo, sin embargo, creo que hay decenas de poetas que se merecen más que Dylan el premio por sus cualidades literarias -ésa es la nomenclatura del galardón-; sin embargo, me alegra mucho, pues forma parte de mi educación y aprecio al personaje.

¡Ahí te han "dao"!, no estoy de acuerdo. ¿Desprestigio porque es un cantante y no un poeta profesional? Hay que tener más amplitud de miras. Te reto a que me ofrezcas una lista de diez poetas mejores (calidad de los textos, poder de evocación, empatía emocional...) que Dylan y que hayan tenido más influencia cultural que él.

¡Ahí te han «dao»! dijo...

Ay, cuántos matices: «cantante», «poeta profesional»... Siento no tener amplitud de miras.

Larga vida a Dylan.

¡Ahí te han «dao»! dijo...

Vaya, vaya, vaya:

http://www.abc.es/cultura/abci-academia-sueca-desiste-intento-contactar-dylan-tras-nobel-201610171646_noticia.html

(https://www.youtube.com/watch?v=TlMAd5OoLlI)

Angelus dijo...

Otra canción destrozada en directo por Dylan (fui testigo de masacres similares). Luces y sombras:
- http://www.elmundo.es/opinion/2016/10/16/58025dc8ca47414d148b456f.html
- http://www.elcultural.com/blogs/rima-interna/2016/10/si-dylan-es-asherby-yo-soy-cristiano-ronaldo/
- http://cultura.elpais.com/cultura/2016/10/16/actualidad/1476635661_458653.html