La realidad política imita a la ficción

Author: Angelus / Etiquetas: ,


Escribo esto durante la mañana del domingo de las elecciones gallegas y vascas. El PSOE sufrirá el revés que se merece en ambas regiones. Su secretario general, sin embargo, no se dará por aludido, ni los "tibarones" socialistas, a pesar de oler la sangre del Nono, se decidirán a hincar el diente a su líder, porque saben que hace honor a su nombre: es piedra, y sobre esa piedra el socialismo español "edisficará" su ruina. El único tiburón de los arrecifes patrios es Pablo Iglesias, y éste sí esconde sus fauces tras sonrisas y lágrimas para dar la mordida definitiva a la izquierda española (IU ya ha sido deglutida y su hoz y martillo yacen cual chatarra roja oxidada en el fondo del mar).

Pedro Sánchez es un chulo. No hay más que ver esos andares con las manos metidas en los bolsillos. Aquel paseíllo en las inmediaciones del Congreso allá por el mes de marzo, con el tiburón a su vera, remedaba el de Jon Voight y Dustin Hoffman por Nueva York en Cowboy de medianoche: el gigoló alto, atractivo, de culo apretado y mirada al frente (sólo le falta el sombrero al nuestro), en pareja antitética con el bajito, feo y de andares desgarbados, quien, en escorzo, intenta instruir a su partenaire, mientras éste, bobalicón, se deja hacer.

Nada cambiará tras el 25-S. Pedrito Picapiedra seguirá mareando la perdiz con sus noes, pactos contra natura y amistades peligrosas. Pero... ¿y si Rajoy, con el refrendo del apoyo gallego, diese una lección de deber, como demandaba el Rey (y de altruismo), dejando paso a otro líder -o "lideresa"- popular? "Aquí tenéis mi cabeza: gobernaremos Galicia desde el poder absoluto, las encuestas inflan nuestra cuenta de votos, pero yo me aparto. Que otros aprendan". Soraya, la pucelana, en el país de las maravillas.

Todo sea que el guapo me haga un feo.

4 comentarios:

¡Ahí te han «dao»! dijo...

Interesante este cariz de reflexión política que adquiere tu bitácora.

Estoy de acuerdo contigo en que a veces para dar un paso hacia delante, hay que dar un paso hacia atrás y que Soraya debería ser la ungida. Pedro Sánchez es un chulo, sí, para qué buscar eufemismos; cuando uno es un chulo, es un un chulo y punto; pero un chulo irresponsable que fue elegido en un congreso nacional de un partido de rancio abolengo, no olvidemos, aunque ahora todo el mundo quiera atizarle. Pablo Iglesias (Turrión) es un rencoroso y un demagogo y el PP es un partido que, aun avalado por los votos, debe buscar su norte y hacer un zafarrancho de limpieza. IU, un partido otrora respetable, se ha vendido como una furcia al mejor postor por un puñado de escaños. Y Ciudadanos... ay, Ciudadanos... Hagan juego, señores, hagan juego.

En definitiva, un estado que hace aguas preso de los políticos interesados en sus poltronas y estrategias partidistas. Que parezca que todo cambia para que todo siga igual.

https://youtu.be/tDvaEVwdM1w

Angelus dijo...

La política atrae más al vulgo que la poesía. ¿Tú crees que cambiando el rumbo temático este blog tendrá algún lector más? Lo dudo. La política, en esta entrada, no era más que una excusa ("Macguffin") para establecer el paralelismo entre el filme y estos dos aciagos líderes de izquierda (el arte y la vida). Por otra parte, no has dejado títere con cabeza; menos mal que nos queda VOX.

Licantropunk dijo...

Ja, ja, vaya comparación. Te la perdono por ser tú, pero rebajar una película al nivel de comparación con la clase política, sea quién sea, pues eso, me parece tirar el celuloide a las alcantarillas (las del poder, por supuesto). Está claro que Pdr Snchz no te cae bien. A mí la verdad es que me da bastante pena, ya que ha cogido el cargo en el peor momento de la historia del partido que "secretaría" (decir que dirige sería mentir) y encima desde el primer minuto le cayeron palos: pero palos de todos lados, propios y ajenos. Entre la pinza y los "tibarones" (qué bueno), la única salida que le queda a este hombre si quiere seguir en el cargo es la de seguir nadando. Lo de guardar la ropa, ni pensarlo. Yo me hubiera ido para casa hace 6 meses. Y si fuera uno de los otros tres, también, sea por aquello tan trasnochado llamado vergüenza.
Saludos.

Angelus dijo...

La comparación no está sacada de mi mollera, la leí en su momento en un artículo de Juan Manuel de Prada, y me pareció graciosa y muy acertada porque reflejaba bien a ambos mandamases. Pedrito no me da pena, sino que me produce pavor: hablo de los "tibarones" socialistas y del tiburón podemita, pero el que está royendo con ahínco las entrañas socialistas y la vida política española es él. ¿Vergüenza? ¡Qué arcaísmo! Saludos.