David Bowie, "Blackstar"

Author: Hutch / Etiquetas: , ,


Bob Fosse nos endosó con el filme All That Jazz una exhibición orgiástica de la muerte. El personaje interpretado por Roy Scheider, tras una vida de excesos como coreógrafo y director teatral, asiste medio alucinado, pero consciente y no arrepentido, a su propia muerte radiografiada como espectáculo musical. David Bowie, mago asimismo del show business, no pudo elegir mejor manera de promocionar su último trabajo que su fallecimiento pocos días después de la publicación de Blackstar.

Experto de la puesta en escena pública y la autopromoción, Bowie nunca fue una persona discreta. Contaba para ello con bazas que le hicieron convertirse en icono pop: unos ojos magnéticos, una figura de modelo y una belleza ambigua; a lo que sumó un juego bisexual glam que respondía a las servidumbres de la moda y la época. Pero, ante todo, rebosaba talento para el pop, amén de una visión musical que le hacía ir un paso por delante de los demás durante los 70, además de ir metiendo en cintura a descarriados como Lou Reed o Iggy Pop. Los hitos discográficos y mediáticos de esa prodigiosa década para él son ya de dominio público.

Con esa voz oscura que le acompañaba desde ya hace algún tiempo, Blackstar retoma felizmente los aires vanguardistas berlineses, ofreciéndonos canciones sombrías, difíciles, alguna suite, mucho acompañamiemto jazzístico y algunos ecos de aquel proyecto fracasado llamado Tin Machine, pero sin perder de vista -nunca lo hizo- la melodía. Bowie alza su voz en este álbum como cantante de ópera por encima de una música que parece ir a su propio ritmo: intenta el London boy no perder el compás, atrapar una vida que se le escabullía. El saxofón de Donny McCaslin ejerce en esta fanfarria funeraria como corifeo. Su coetáneo Peter Hammill ya planteó una estética musical similar en la resurrección del proyecto de rock progresivo Van der Graaf Generator por medio del álbum Present.

David Bowie nos ha dejado un testamento/réquiem a la altura de lo que podría esperarse de un héroe no discreto.

0 comentarios: