"28 días". David Safier

Author: Angelus / Etiquetas: , , ,


Se nos publicita que David Safier ha cambiado de registro, abandonado el humor de sus éxitos anteriores y optado por un relato dramático y purgativo. Tras el bombazo de Maldito karma, el escritor alemán no se dio respiro alguno y, aprovechando el tirón "karmiano", engrosó su cuenta bancaria a base de textos humorísticos con tufillo de autoayuda a razón de casi uno al año. Agotado, parece, ese paradójico pozo sin fondo, Safier da una pirueta circense, se acerca a la tragedia histórica y hace honor a sus orígenes judíos para contarnos el drama del levantamiento del gheto de Varsovia en 1943, utilizando, para ello, un recurso de gusto galdosiano: personaje de ficción, en este caso adolescente de dieciséis años, que se ve envuelto a su pesar en los terribles acontecimientos, rigurosamente históricos, que supusieron la destrucción final del infame hábitat de 450.000 judíos polacos en Varsovia.

Un cuestionable revisionismo histórico se está apoderando últimamente de las artes literaria y cinematográfica para enjuiciar el papel de los polacos, durante la contienda mundial y su inmediata posguerra, en relación con los judíos asentados en sus tierras: Ida, Pokłosie... y ahora esta novela, reabren una herida supurante que se había cerrado en falso. Destino para cientos de miles judíos perseguidos secularmente por casi toda Europa, Polonia se había convertido en un refugio acogedor para la diáspora (es conocido que era el país europeo con más judíos en las fechas previas a la Segunda Guerra Mundial); este dato, más los horrores de la Shoah, acrecentaron la imagen de un país tolerante ante expulsiones-pogromos y una víctima sufrida de la barbarie nazi. Por el contrario, Safier se ha regodeado en esta novela con la idea de resquebrajar la imagen inmaculada de esa tolerancia hacia el "pueblo elegido": no hay polaco que salga bien parado en el levantamiento del gueto, antes al contrario, abundan los que delatan, traicionan o simplemente asisten impertérritos a la sádica matanza; ya desde el comienzo, el escritor alemán deja clara su postura: los polacos odiaban a los alemanes por haberlos conquistado y sometido, pero... "¡les estaban agradecidos por limpiarles de la chusma judía!"; esta cruel y falsa tesis sustenta ideológicamente la novela y pudiera enervar a más de uno.

En cuanto a los aspectos estrictamente narrativos, no se pueden negar las dotes de Safier para poner en pie textos atractivos y sugerentes para el gran público: la etopeya de sus protagonistas es pertinente, sabe mantener la intriga y maneja con soltura -aspecto este aprendido en su oficio de guionista- el arte dialogístico; sin embargo, la verosimilitud no parece ser el faro que guíe la construcción de sus novelas, a las cuales se les ve trucos y cimientos falsos a poco que se profundice en el entramado novelístico: en esta obra, la preocupación por insuflar emotividad -que degenera en sentimentalismo- invalida la novela como documento auténtico de un episodio histórico relevante. Safier escribe con el punto de mira en el lector (¿o las ventas?), lo que en sí mismo no es tan malo, pero pretender hacer arte con estos planteamientos y, peor incluso, juzgar al pueblo polaco harteramente con esta novela es, hablando en plata, perverso.

2 comentarios:

Licantropunk dijo...

Pues tomo nota de tu recomendación y procuraré leerla, pero a la vez tomo nota de tus advertencias.
Saludos.

Angelus dijo...

Leer con prevenciones: sabia decisión. Saludos.