Ciclo de Cine Polaco (I). "Deep love"

Author: Hutch / Etiquetas: , ,


Con la frustración y rabia no contenidas de que una de las seis películas, Rascacielos flotantes (precisamente aquélla en la que tuve alguna responsabilidad en los subtítulos), que el Instituto Polaco de Cultura ha ofrecido a la Filmoteca de Andalucía no se proyecte en Sevilla, mientras que en Córdoba -sede de la institución y con menos de la mitad de población que la capital hispalense-, se hayan emitido todos los filmes y alguno en más de una ocasión, doy comienzo a las reseñas del Ciclo de Cine Polaco Contemporáneo que tres lunes de enero y febrero se proyecta en CICUS.

Deep love es un documental y su estética corresponde rigurosamente a este género cinematográfico. Esta declaración de intenciones debiera haber sido leída previamente por aquellos que protagonizaron una espantada de la sala en los primeros quince minutos del filme y haberles servido como aviso para navegantes de agua dulce. La obra se centra en la vida de Janusz Solarz, "Soley": antiguo profesional de éxito, experto buceador y docente, quien sufre, en enero de 2009, una embolia cerebral a causa de una hipertensión no tratada. Conocemos a Janusz con cincuenta y ocho años, en su etapa postictus, con dificultades motoras y una insuficiencia oral casi total para pronunciar mensajes coherentes; sin embargo, estas minusvalías contrastan con una cara bronceada y una sonrisa perenne; su rostro irradia fuerza y optimismo vital. Es cierto que mantiene a su lado a una pareja, antigua alumna de buceo, que está constantemente pendiente de sus actos, que sus amigos lo ayudan y aprecian y que se deduce una cierta independencia económica -ello no es óbice para que en su página web solicite ayuda monetaria de cara a la necesaria rehabilitación- para poder viajar y dedicarse a su pasión favorita: la inmersión a grandes profundidades; actividad que le devuelve a la vida activa y que casi no supone para él obstáculo alguno.

A excepción de una mínima retrospección que da cuenta de una entrevista televisiva cuando Janusz estaba aún en plenitud física, la película alterna las inmersiones acuáticas, la rehabilitación y la vida en común con su preocupada pareja, Joanna Hereta. El comienzo in medias res y una cámara nerviosa no facilitan el visionado de una obra ya de por sí alejada de los intereses comerciales patrios. Aquellos para los que el comienzo se convirtió en un obstáculo insalvable, debieran lamentar por siempre haberse perdido una obra más que estimable, con una fotografía y un sonido, raro esto último en el cine polaco, encomiables; escuchar los intentos elocutivos del protagonista exige una fuerte dosis de empatía con el personaje, que se suple con la beatitud que desprende su rostro. Si algo rechaza en la película quien esto escribe es la actitud paternalista y de aguafiestas de la pareja (pareciera la antagonista, la mala de la película). 

No valoro el mensaje vital de superación personal de las limitaciones físicas que se desprende del filme, sino sus cualidades narrativas y estéticas y he de decir que el realizador se ha embarcado en un viaje arriesgado, con un protagonista casi mudo, y ha salido a flote. Las últimas secuencias silentes del objetivo logrado por Janusz, buceando a sesenta metros de profundidad en el Blue Hole de Dahab (Egipto), bien valieron la asistencia al acto en una tarde-noche sevillana de perros, y pese a una copia facilitada de la película que mantenía un subtítulo doble: inglés y español -en impremeditado ejercicio multilingüístico-, hurtando una parte considerable de espacio a la pantalla.

0 comentarios: