Lecturas veraniegas

Author: Hutch / Etiquetas: , , , ,

  • Victus, Albert Sánchez Piñol. Ahora que el Instituto Cervantes le ha hecho publicidad gratis al autor revocando una charla sobre su libro en Utrech, es buen momento para rescatar esta novela de 2012. La obra suya que prefiero con mucho es La piel fría, un prodigio en la estela de Solaris con una temática "lovecraftiana". Victus, por su parte, se inscribe en el género histórico al modo galdosiano: protagonista ficcionalizado, aunque con base real, inmerso en la vorágine histórica, en este caso, el asedio de Barcelona durante la Guerra de Sucesión. No entro en las verdades de la Historia, ni me importa, sino en la verdad literaria, y la extensa obra es verosímil, además de incluir grandes dosis de parodia para ambos bandos contendientes.
  • El canto de la sirenas, Eugenio Trías. Monumental obra sobre la música clásica. El filósofo le puede al divulgador, lo que convierte este ensayo en especializado por la terminología y las referencias utilizadas. Se trata de una colección de artículos sobre las principales figuras, según el autor, de la música clásica. Cuestionable cuanto menos es la ausencia de algunos autores clave, puesto que la tesis de Trías es que sólo lo innovador merece la pena. Asimismo, resulta chocante algunas analogías con determinadas obras cinematográficas, con las que el autor pareciera querer rebajar el tono del texto y acercar sus reflexiones al lector común.
  • Todos los buenos soldados, David Torres. Afortunadamente hemos recuperado al autor madrileño, después del descalabro de Punto de fisión. A David Torres se le atragantan las empresas de altura: ni El mar en ruinas (parodia de la Odisea), ni la antes referida, resultan obras acertadas puesto que pecan de exceso en sus pretensiones. La ahora minirreseñada cuenta un episodio de la larga guerra de Marruecos, esta vez en plena época franquista y con Gila como secundario de lujo. Las bases de novela negra y costumbrismo -donde David se desenvuelve como gato panza arriba- permiten que la novela se configure como un texto notable, que envidia poco a El gran silencio o Niños de tiza.
  • Recuerdos de Gustav Mahler, Alma Mahler. La famosa "devoradora" de artistas cuenta los recuerdos de la vida que compartió con el insigne compositor y director de orquesta. Destacan tanto la admiración por el artista, como el cuestionamiento del hombre privado. La amargura de su puesto secundario se va trasluciendo poco a poco en el avance de la lectura. Aun así y a pesar de que sus recuerdos haya que ponerlos en cuarentena, es un libro de memorias interesante, escrito con soltura.
  • El ruido eterno, Alex Ross. Imprescindible libro sobre la música del siglo XX, especialmente la clásica. Con ánimo divulgativo, el autor no escatima los tecnicismos musicales, a la vez que ofrece una visión coherente de la música y sus protagonistas para aquellos que deseen iniciarse. La implicación entre lo culto y lo popular es la vía que el autor explota para la viabilidad de la música clásica en el futuro y la recuperación de su valor otrora.

3 comentarios:

Marcos Callau dijo...

El verano ha sido muy bien aprovechado. Me alegra ese verano lector. Saludos.

Licantropunk dijo...

Un verano productivo, je, je. Bueno, el mio también lo ha sido pero me temo que no hayamos coincido en títulos. "Victus" lo empecé el año pasado y lo abandoné apenas diez páginas después: horroroso. De Trías me está esperando (me mira su lomo ahora mismo) en una estantería "De cine", cita ineludible. Y el que me voy a apuntar ahora mismo es el de David Torres, que clasificas como recuperado: a poco que se acerque a las aventuras de Roberto Esteban, seguro que será bueno.
Saludos.

Angelus dijo...

Marcos, bueno, no todas las lecturas son de ESTE verano. Saludos.

Licantropunk, no puedo coincidir con tu opinión sobre "Victus"; espero, por lo menos, que no hayas comprado el libro, porque, dado el tocho, sería una inversión desaprovechada (¡diez de seiscientas páginas!). El de Trías sabía de su existencia, pero me atraía menos que el que he leído. En cuanto a David Torres, ya hemos hablado sobre él extensamente. Saludos.