"El niño", Daniel Monzón

Author: Angelus / Etiquetas: , ,


Daniel Monzón no parece un director español. Quizá por ello sería su nueva obra la más indicada para optar a los Óscar de la próxima edición y, así, nuestro cine podría resarcirse de tanto fracaso consecutivo (¿alguien recuerda cuál fue la última película española seleccionada por la Academia de Hollywood?). Su trayectoria cinematográfica da cuenta de un director que se va apropiando de diversos géneros/formatos y construye una obra con oficio y técnica, sin sorpresas, pero de buena factura. ¿No era esto lo que hacían los maestros del Hollywood dorado? A Monzón sólo le falta, en este sentido, un melodrama, aunque los tiempos no están, lo entiendo, para excesivas florituras.

El niño narra una trama policial con el trasfondo del tráfico de drogas en el Estrecho. Dos líneas argumentales -si bien es cierto que relacionadas y que confluyen al final- pugnan por llevarse la parte del león y ahí está precisamente su debe, en el guion: la historia de los policías acaba minimizada, cojea por falta de introspección (sí, "el personaje de Tosar está desaprovechado", es la tesis que rondará por la cabeza de muchos espectadores), mientras que la de los maleantes se hipertrofia, demorándose en una historia de amor empalagosa y rodada con excesiva premiosidad. Nadie podrá negar, sin embargo, que las escenas de acción son emocionantes y tienen una factura que no envidia nada a cualquier producto de mercadotecnia americano -aquí enlazo con el primer párrafo-, pero más afines al espíritu español, obviamente. Jesús Carroza se destaca como la estrella de la película: es cierto que no necesita actuar, que es su papel de siempre, pero ésas eran las críticas que recibían John Wayne y Cary Grant, ¡ahí es nada! En su contra, también, el afán cargante por reproducir el acento andaluz (colmo la entrada con otra interrogación retórica: ¿nadie ha pensado seriamente en incluir subtítulos?). Asimismo, la banda sonora no es, precisamente, un prodigio de sutileza.

Licantropunk da cuenta en su blog de la película con más perspicacia, como siempre, de la que yo pudiera hacer gala.

4 comentarios:

ethan dijo...

He leído las dos reseñas, la tuya y la del amigo Licantropunk, y parece que van en la misma línea: lo mejor las escenas de acción. Bueno, pues un tanto para el cine patrio. Como le decía a Licantropunk, a ver si con el cine de género conseguimos que la gente se acerque a las salas y luego, cuando estén allí, les colamos otras pelis de más calidad y conseguimos que esta industria despegue de una vez con cintas de entretenimiento y otras de nivel. Ya veremos...

Angelus dijo...

El cine es una industria y mueve mucho dinero, por ello es legítimo que se piense en la taquilla, aunque el cine que me interesa, como a ti, es otro. Por otra parte, nunca he sido un defensor de nacionalidades fílmicas, aunque es cierto que lo más cercano se inscribe en unas coordenadas que llegan al espectador mejor. Creo que el gran daño al cine español viene dado por el doblaje: el espectador ve una película americana como si fuera española. Saludos.

Licantropunk dijo...

Muchas gracias por la mención, amigo Angelus. Gracias, gracias, qué buena sorpresa de domingo por la mañana encontrar tu entrada. ¿Qué es lo primero que grita un director de cine? ¡Acción! Sobresaliente Daniel Monzón en ello, sí señor. Disfruté de ese juego de persecuciones con sello de cineasta español. ¿Cuánto hace que España no brilla en los Oscar? Pues hace 10 años con Amenábar, ¿verdad?, y dudo que el de "El Niño" sea el estilo para que gane un Oscar a película de habla no inglesa. De cualquier modo me preocupa más que en Cannes no se hable de cine español. En fin. Y qué buena la mención a Jesús Calleja: sí, bien pensado es el que más se la merece. Eso sí, me parece que al que vamos a ver a menudo es al guaperas Castro. Pero por favor, que aprenda a vocalizar, ja, ja, sí, yo también había pensado lo de los subtítulos.
Un saludo.

Angelus dijo...

Si pasase la primera criba y estuviese entre las cinco nominadas ya sería todo un avance. Sí, esos ojos azules serán un imán para el público y,por ende, para las productoras. Jesús Carroza fue alumno de un instituto en el que pocos años después yo di clase y lo que me referían los compañeros es que el cine lo salvó. Saludos.