Jazz en Sevilla

Author: Hutch / Etiquetas: , , , ,


Como cada mayo, la Universidad sevillana ofrece un ciclo de Jazz que poco a poco va ocupando el lugar de privilegio que otrora tuviera el Teatro Central, preocupado ahora más por la danza moderna y demás artes escénicas.

Tord Gustavsen Quartet inauguró el jueves 15 los conciertos internacionales de este año. Con una puesta escena muy cuidada: trajes negros, luz tenue cenital y una elocución casi susurrante, el cuarteto del pianista noruego seguro que sorprendió a más de uno por la sutileza, intimismo y autorreflexión de su propuesta musical (el largo invierno escandinavo se trasladó a tierras meridionales). Sin protagonismos excesivos de cada instrumento (piano, batería, saxo -¡estupendo!- y contrabajo), pero con los solos habituales en las formaciones jazzísticas, tan solo desentonó el contrabajista y no por su calidad sonora, sino por un volumen excesivamente bajo y el antiestético carcaj que colgaba del instrumento.

Philip Catherine dio, al día siguiente, una lección magistral de entrega y sabiduría sonoras. Al frente de un trío de batería, guitarra y órgano, impuso su ley ante un público entusiasmado por la precisión digital del guitarrista belga. Nunca he sabido encajar demasiado la guitarra en las melodías del jazz (no bebo los vientos por Jim Hall o Kenny Burrell), pero en el escenario Catherine apabulló por su técnica y calidad musical: fue un placer escuchar ese sonido tan especial que ofrece el órgano Hammond.

El saxofonista James Carter, ayer sábado, rebajó el listón del festival con exhibiciones circenses, payasadas y un batería primitivo y monótono. En la estela de Charlie Parker, quiso encandilar al público -¡y lo logró!- con un bebop de virtuosismo instrumental y ataques swing en los teclados del órgano Hammond de su parteniare Gerard Gibbs. Las piezas con el clarinete chirriaron y tan solo levantó el vuelo en las composiciones finales, ya un poco más comedido.

2 comentarios:

Licantropunk dijo...

Qué suerte. Que lo disfrutes.
Saludos.

Angelus dijo...

Disfrutar, lo que se dice disfrutar, sucedió sólo con las dos primeras actuaciones. Saludos.