Muestra de cine polaco en Sevilla: "Miłość"

Author: Angelus / Etiquetas: , ,


La sombra de Kieslowski es, sobre el cine de autor en Polonia, alargada. Sławomir Fabicki asume la lección de aquél y transustancia el espíritu "kieslowskiano" (esos silencios y miradas de los personajes tan característicos del autor varsoviano) en un filme ultraascético: si habíamos calificado "Pręgi" como una película sobria, "Miłość" (Amor), proyectada el pasado lunes 2, lleva al extremo la propuesta estética austera del filme de Magdalena Piekorz.

La obra narra la conmoción que se produce en una pareja tras la violación de la mujer -estando ya en la última etapa del embarazo- por su jefe y alcalde de la ciudad en la que conviven, Płock. Ella ya había advertido inútilmente al marido del acoso de aquél, pero pesaban más los beneficios económicos que para su empresa tenían la buena relación con el alcalde que las prevenciones de la mujer. El delito se complica por la falta de denuncia a la policía ante el miedo al escándalo y el ocultamiento inicial que hace ella de la violencia sufrida -secretismo que no se nos justifica-. Tras el alumbramiento de la hija y la confesión final marital, se abre la película a un duelo en la pareja que vertebra la obra: si el trauma psíquico había recaído inicialmente en la joven, las dudas que devienen tras la fatal revelación causan el trastorno y derrumbe del hombre, que ve traspasado, así, todo el dramatismo de la película hacia su personaje. Ella va a asistir pacientemente, en la mayor parte del filme, a las veleidades de su marido, quien no es capaz de zafarse del recuerdo del violador e intenta reivindicarse inútilmente ante sí mismo, aunque no sufre más que humillaciones (una escena ante una fuente pública da toda la medida del patetismo del personaje).

Como decíamos, la estética de la película participa de la dureza de la trama: casi total ausencia de banda sonora, silencios omnipresentes, fotografía seca, fría puesta en escena del hogar marital y crueldad de la secuencia de la violación -asombrosamente, casi hurtada en imágenes-. Hay un paralelismo que salta a la vista, desde el mismo título, con la obra de Haneke "Amour", aunque éste tenga el respaldo de una gran producción y su puesta en escena resulte lujosa comparada con la de la obra que ahora comentamos. Es necesario destacar, asimismo, a la joven actriz protagonista, Julia Kijowska, quien ofrece una interpretación poderosa, aunque contenida, y asume con sabiduría todo el sufrimiento que conlleva su personaje, sosteniendo solventemente todo el peso de la película.