Varsovia, Abel Murcia

Author: Hutch / Etiquetas: , , ,


Varsovia

Llegaron y dijeron:
“En esta tierra habré
de levantar mi casa,
tendré hijos e hijas que pueblen
uno a uno las márgenes del río.”
Igual no lo dijeron
y solo lo pensaron
porque eran los tiempos
vacíos de palabras,
o ni siquiera eso,
tampoco lo pensaron,
simplemente lo hicieron.

Después llego la historia
y con ella los nombres
atados a sonidos de imposible cadencia.

La vida fue llenando las hojas de los libros
dejando entre las líneas ecos de la existencia.
Hoy muchos de esos libros
no son más que cenizas
crepitantes aún al son de la memoria.

Dijeron:
“En esta tierra habré
de levantar mi casa”.
Y así fue.
La primera y la última.
También todas las otras:
la del primer amor, la de los juegos,
la del llanto y la risa,
la de lo nunca dicho,
la del odio y la ira,
la de…

Es cierto. Lo dijeron.
Muchas fueron las veces y muchas las personas.

Para ser de esta tierra basta la voluntad
y eso no es poco.

Dijeron:
“En esta tierra habré
de levantar mi casa”.

Y le pusieron nombre.
En mi lengua es Varsovia.

Abel Murcia, desguace personal, Czuły Barbarzyńca Press, Warszawa, 2012.

3 comentarios:

Marcos Callau dijo...

Me ha gustado. Saludos.

Anónimo dijo...

no entiendo de donde viene tanto amor a Polonia, en numerosas entradas has hablado de capitales como Varsovia, Cracovia...

Angelus dijo...

Marcos Callau, buen poema y libro. Saludos.

Anónimo, si pincharas la etiqueta correspondiente quizás podrías entenderlo...