"Hitchcock", Sacha Gervasi

Author: Angelus / Etiquetas: ,


Encarnar en la pantalla a Sir Alfred Hitchcock es tarea de titanes: un físico peculiar, una dicción teatral y una presencia icónica reconocible por doquier, hacen de la empresa algo poco menos que abocado al fracaso, y Anthony Hopkins no sale bien librado del esfuerzo: el espectador no ve al personaje, sino al actor, pese a un maquillaje, cuanto menos, cuestionable. Algo similar sucede con Scarlett Johansson en el papel de la protagonista de "Psicosis", Janet Leigh, y con Hellen Mirren como la abnegada esposa de Hitchcock, Alma Reville.

En este error de casting es donde radica el principal problema de la película: la Mirren borda su papel, pero uno no pude apartar de su retina a "The Queen". Al igual que en "Psicosis" la familia Hitchcock debió recurrir a actores no estrellas para asumir el coste de producción del filme -que le negó la Paramount-, la productora de esta película debiera haber optado por actores menos reconocibles para interpretar a los personajes, alguno de ellos bien popular. Quien mejor encarna su papel es el que interpreta a Anthony Perkins y ello se debe, en buen manera, a que el espectador no reconoce al actor, James D´Arcy.

Por lo demás, la película es una descripción interesante y convincente, al mismo tiempo que respetuosa, de las peculiaridades -ensayo de Stephen Rebello en mano- que rodearon el parto de una de las obras cumbres del mago del suspense, "Psicosis", a la vez que nos ofrece un retrato íntimo de la pareja y del "malvado" mundo del cine: las obsesiones y manías del genio, el imprescindible cometido de Alma Reville en su vida y obra, las bambalinas de la industria de Hollywood... No faltan, eso sí, guiños para cinéfilos dispuestos a demostrar en la sala de cine su sapiencia, a costa de no respetar el más elemental silencio (pero esto es otra historia). Quizás el final sea demasiado edulcorado, pues es bien conocido que la terapia personal que esta película supuso para "Hitch", según el filme, no fue tan completa: el encuentro con Tippi Hedren en sus dos siguientes películas despertó a la bestia neurótica agazapada que llevaba encima.

4 comentarios:

Licantropunk dijo...

¡Vaya! Una desafortunada tarde de cine en tu caso. Yo me lo pasé muy bien y me gustaron mucho las actuaciones de sus protagonistas, no tuve problema en desligarlos de otros papeles suyos. ¿De verdad la interpretación de Helen Mirren te recordaba a la de "The Queen"? Y afortunadamente con Hopkins no se pasaron de maquillaje para forzar el parecido, eso sí me hubiera desconectado.
Es una película amable, casi comedia, a la medida del tipo que se quiere retratar que tenía un gran sentido del humor. Creo que se ha exagerado la leyenda negra de Hitchcock con sus actrices: seguro que la mayoría de los grandes directores exigen a sus protagonistas al límite. El perfeccionismo tiene sus inconvenientes, ¿no?
Saludos.

Angelus dijo...

No creas, sí que disfruté de la película (la anterior había sido "Amour" y con ella no pude conjugar el verbo disfrutar). En el último párrafo de la entrada vierto opiniones positivas generales sobre ella. La defines muy bien: "amable". En cuanto a la leyenda negra en torno a las mujeres de Hitch, a mí sí que me gustaría alimentar el morbo creyendo que es tal como nos lo cuentan. Saludos.

Valentín J. Ansede Alonso dijo...

¡Vaya! Los cines están siguiendo a las salas de conciertos en las que el silencio parece un bien inalcanzable. Una pregunta desde el más absoluto atrevimiento (porque la ignorancia, como sabe, es muy atrevida): ¿no está el director inglés un poco sobrevalorado? Y saludos.

Angelus dijo...

¡Ah, el silencio, ese bien tan escaso! De todas maneras, en un concierto de rock ("chanson rockera") es un error esperarlo, es más, el ruido es intrínseco a este tipo de música.

En cuanto a Hitchcock, no soy un especialista en cine, sino un simple aficionado, pero la nómina de películas lo avalan entre los grandes: "Extraños en un tren", "La sombra de una duda", "Encadenados", "La ventana indiscreta", "Vértigo", "Con la muerte en los talones", "Psicosis", "Los pájaros", "Marnie". Impuso, al público y a la crítica, una particular mirada sobre la realidad, pulsando fibras sensibles en el espectador y plasmando sobre la pantalla la obsesión, el misterio y el miedo; y todo ello sin ser pesado, haciendo un cine entretenido. Saludos.