Libros para una vida

Author: Angelus / Etiquetas:


Hacía mucho tiempo que no dejaba alguna lista en el blog. Ésta es con motivo de un enlace que Suntzu me ha enviado de El País Semanal (agosto de 2008) sobre los libros que cambiaron la vida a 100 escritores. No sé si cambiaron la mía, en todo caso, sí que la hicieron diferente:
  1. La Biblia.
  2. "Don Quijote de la Mancha", Cervantes.
  3. "La metamorfosis", Kafka.
  4. "Ficciones", Borges.
  5. "Solaris", Lem.
  6. "La marcha Radetzky", Roth.
  7. "El mundo de ayer", Zweig.
  8. "Crimen y castigo", Dostoievski.
  9. "El largo adiós", Chandler.
  10. "Obra completa", Trakl.

Neil Young & Crazy Horse, "Americana"

Author: Angelus / Etiquetas: ,


Pocos cantantes tan representativos del "rock made in USA" como ¡el canadiense! Neil Young, quizás sólo The Band (también vecinos del norte) encarnen aun más que él mismo la esencia de ese conglomerado que es el folk, el country y el rock and roll. Su larga trayectoria desde fines de los 60 confirma una vida al servicio de lo americano hecho música: al frente de Buffalo Springfield, en solitario, con Crosby, Stills y Nash o acompañado de Crazy Horse, se ha forjado una carrera respetada y valorada en la música rock. Por ello, no es de extrañar que su último trabajo esté dedicado a canciones tradicionales, aquellas que se han labrado un hueco en la idiosincrasia del joven pueblo norteamericano: "Clementine", "This land is your land", "Oh Susannah" o "Tom Dula". El disco ha sido despreciado por la crítica, al aducir argumentos como el primitivismo de la grabación o lo "sucio" del sonido; es cierto que las canciones tienen la apariencia del directo, es cierto que los acordes y los coros de "Caballo Loco" resultan "amateurs" y monótonos, es cierto que pocas veces sería tan cierto aplicar al grupo la etiqueta de "noise rock"; sin embargo, es necesario destacar y apreciar el voluntarismo de Young al proponer nuevas versiones garajeras para estos clásicos "folkies" y la autenticidad del fraseo del canadiense, que corroboran que no se ha tomado como un simple divertimento el disco. Eso sí, resulta incomprensible, en esta fiesta norteamericana, la versión de la inglesa "God save the queen", con coro de niños incluido.

El álbum se puede escuchar entero aquí.

Royal String Quartet

Author: Angelus / Etiquetas: , ,


El Día Internacional de la Música fue celebrado en Sevilla con actuaciones como la de los polacos Royal String Quartet. En el amplio espacio de la Iglesia de la Anunciación, esta formación ofreció un recital que incluía dos Cuartetos de Cuerda: el primero, de Witold Lutosławski, el único que compuso, y el otro, el n.º 3 de Henryk Górecki. El grupo estuvo espléndido en el desarrollo de ambas piezas, en especial, la primera, de increíble dificultad; la mezcla de sutileza y énfasis, dieron a las obras una cadencia extra: la primera, de marchamo expresionista, fue breve, intensa y sugestiva; la segunda, más melódica, con cierto toque místico y minimalista, resultó quizás un poco larga y con un final demasiado fúnebre.

El público fue otra historia. Disponíamos de asiento en primera fila, a escasos tres metros de los músicos, por lo que no nos pudimos percatar del movimiento de huida de algún asistente, que no aguantó la pieza inicial y durante la misma, sin esperar los cambios de movimiento, inició su fuga del "escenario del crimen", ajeno a cualquier norma de urbanidad. Francisco Manuel Soriano, organizador del evento, nos refirió la siguiente anécdota: estando apostado a la entrada de la iglesia, una mujer salió durante el primer cuarteto y no se le ocurrió otra cosa más que preguntarle a Curro si los intérpretes estaban... ¡afinando o tocando!

La colaboración entre el Instituto Polaco de Cultura, dirigido por Cezary Kruk, presente en el templo, y el Cicus sevillano promete, para la temporada venidera, interesantes eventos polacos, y no solo musicales. Curro Soriano es el artífice de todo este movimiento filopolaco en Sevilla.

Álvaro Valverde en La Isla de Siltolá

Author: Angelus / Etiquetas: ,


Estoy en deuda con el poeta extremeño Álvaro Valverde. Él fue uno de los pocos escritores que, a petición de mi instituto, nos remitió el año pasado una obra dedicada con motivo de una exposición por el Día del Libro; el texto en cuestión es una cuidada edición de "Imaginario", 2007, a cargo de la Fundación Ortega Muñoz.

La Editorial sevillana La Isla de Siltolá ha publicado una antología de su obra poética, "Un centro fugitivo", del que ya me he hecho con un ejemplar. Reseñas acertadas han aparecido ya en prensa escrita y blogs, por lo que mi opinión, pienso que no aportaría nada sustancioso nuevo. Dejo uno de los mejores poemas: en heptasílabos, endecasílabos y alejandrinos blancos, el poeta fantasea con una misiva del famoso periodista de necrológicas Alden Whitman, para hacer un ejercicio meditativo sobre la muerte que se avecina, y de la que Whitman es el mensajero.

NOTICIA DE LA MUERTE

Me ha llegado su carta.
Sabía por amigos que podía pasarme.
Los libros me han dado cierta fama
y no pocos conocen lo que hago.
He opinado de todo o casi todo
y alguna vez lo hice para muchos.
¿Por qué no iba a aceptar el doble encuentro?
Sé bien qué es lo que esconde
el nombre de Alden Whitman.

La enfermedad que aprisa me consume,
la edad -a estas alturas evidente-,
¿le habrán hecho adoptar esta medida?
¿Será, -sin más me digo-,
la ejemplar decisión de un periodista
que cumple su trabajo?
En la nota me advierte -y lo agradezco-
que mantendrá en reserva mis respuestas
hasta mi muerte. Añade
la justa conveniencia
de dar a mis lectores
una cabal idea de mí mismo.
Presupone mi afán de gloria póstuma.

Es todo tan sencillo.
He visto tantos rostros
con los ojos cerrados para siempre.
¿A qué fingir sorpresa?
¿No he estado preparando nuestra cita
-fatal, ineludible-
con la seguridad de merecerla?

El jueves vendrá a casa.
Le recordé al teléfono dos líneas de un contemporáneo:
"Cada uno sabe en qué momento de su vida
la muerte ha entrado en su jardín secreto".

Paweł Łukaszewski, Anna Małek y Luis de Pablo

Author: Angelus / Etiquetas: , ,


Los tres compositores del título de la entrada fueron los protagonistas del recital que Zahir Ensemble ofreció ayer, 4 de junio, en la Sala Joaquín Turina del Centro Cultural de la Fundación Cajasol, dentro del Ciclo de Música Contemporánea que la formación sevillana ha llevado a cabo durante la presente temporada.

A modo de colofón a sus actuaciones, y con la incierta perspectiva del futuro, el grupo dirigido por Juan García Rodríguez, escogió a dos jóvenes músicos polacos (no en vano el patrocinio, entre otros organismos, provenía del Instituto Polaco de Cultura, incluso el propio embajador de Polonia se trasladó a Sevilla para estar presente) y a una figura consagrada española, quien, como se ve en la segunda foto, asistió al evento. La soprano Małgorzata Kubala -de rojo en la imagen- aportó el componente vocal para cada una de las tres piezas.

Para quien esto escribe, cada vez más acostumbrado a la atonal música contemporánea, la parte más interesante del concierto estuvo en la reciente composición "Two spaces" de Anna Małek -mujer de Juan García Rodríguez-, y no solo porque estuviera basada en poemas de Czesław Miłosz, sino porque fue lo más original, extraño y de difícil comprensión de cuanto se escuchó en la sesión. No voy a cuestionar, ni mucho menos, la categoría profesional de Luis de Pablo, sin embargo, razones personales motivaron que estuviera más pendiente de la obra de la autora polaca; en especial, el segundo movimiento resultó hipnotizador si uno era capaz de sustraerse a cualquier prejuicio musical; las notas de la guitarra española de Francisco Bernier introdujeron el contrapunto clásico a la pieza. En cuanto a Zahir Ensemble, mencionar que estuvieron impecables.

"La senda trazada". Pedro de Paz

Author: Angelus / Etiquetas: , ,


El gran mérito de esta novela reside en su personaje principal. Urdir una trama con elementos fantásticos librescos y de thriller no supone, a estas alturas, ninguna novedad ni salto en el vacío, más bien al contrario, es apostar sobre seguro; sin embargo, conjuntar estos ingredientes en un relato absorbente es el logro del escritor, quien ya se había decantado por la novela negra en anteriores entregas

La obra nos lleva de la mano de un fotógrafo que, en el momento de mayor ruina personal y profesional, se topa "accidentalmente" con el libro que le va a cambiar la vida. Inicia a partir de ahí un camino en pos del origen de ese extraño y esotérico libro, a la par que un descenso hacia los infiernos de la maldad, que lo llevará al éxito profesional a costa de la pérdida irreparable de su alma; se trata en definitiva, de una variante del mito fáustico, con la salvedad de que la condenación aquí es un proceso gradual, previsible, aunque no voluntaria desde su génesis.

La narración de esta fábula moral no ofrece complejidades: sencilla, lineal, con una narrador heterodiegético, imbuida de temática urbana (madrileña), con guiños a la actualidad social y literaria (algunas referencias onomásticas son evidentes) y una prosa eminentemente funcional. Si algo destaca formalmente en la novela -premio Luis Berenguer-, es la confección de un protagonista pleno, coherente, con el que el lector se identifica y al que acompaña de la mano en su investigación, y del que se duele, al final, por un castigo, a todas luces, excesivo: las circunstancias juegan en su contra (el fátum planea por la obra desde el comienzo) y, además, demuestra a lo largo de las pesquisas su bondad y buenas intenciones.

Unos apuntes más para concluir. Uno no podía dejar de tener presentes algunas referencias cinematográficas según avanzaba en su lectura: "El retrato de Dorian Gray"  de Albert Lewin o "El corazón del ángel" de Alan Parker, así como poner ¡la cara del autor! en su antihéroe Alfonso Heredia.