El cura Popiełuszko en el celuloide

Author: Hutch / Etiquetas: , ,



Este fin de semana se estrena en ¿toda? España el filme polaco de 2009 "Popiełuszko. La libertad está en nosotros" de Rafał Wieczyński. La historia de este personaje real es harto conocida en su país de origen: sacerdote y capellán de los obreros del sindicato Solidaridad, Jerzy Popiełuszko fue asesinado brutalmente en 1984 por agentes de la policía comunista a causa de su poder de convocatoria en la denuncia de la represión y la falta de libertades durante el final de la Polonia totalitaria. Su martirio le ha llevado recientemente a la beatificación.

El estreno de la película resulta calamitoso por la conjunción de dos circunstancias lamentables: la reducción del metraje original de 180 minutos a apenas dos horas y el doblaje. La versión reducida para el mercado nacional provoca en el visionado un ritmo entrecortado y un desenvolvimiento narrativo inconexo: actores e historias aparecen como por ensalmo sin que se expliquen ni completen motivaciones ni desenlaces. En cuanto al doblaje, solo decir que intento acudir siempre a las versiones originales (en este caso, no era factible): ver a un actor y escuchar a otro me provoca distanciamiento y, además para este idioma que siento cercano, rechazo total.

Descontadas, si se pudieran, estas dos salvedades, el filme no es nada más que un "biopic", una hagiografía del cura beato. El actor, Adam Woronowicz, actúa con convencimiento del personaje que interpreta. La puesta en escena pretende ambientar fielmente la obra en los años ochenta. La inclusión de segmentos documentales quiere dar veracidad histórica al filme. Pero el conjunto adolece de maniqueísmo, de falta de introspección psicológica en el personaje, de pretensiones historicistas innecesarias -como la inclusión del cardenal Józef Glemp en el papel de Primado-, de una mano autorial poco firme que no sabe dar a la dirección un pulso enérgico. Eso sí, la fotografía es espléndida (como uno puede percatarse del vídeo y la foto que completan esta reseña); poca virtud, sin embargo, para una película de comienzos de siglo XXI. Lo mejor del filme quizá sea ese mensaje que deja Popiełuszko como herencia a sus seguidores y que se convierte en "leitmotiv" de la obra: el peor enemigo de la autenticidad personal es el miedo.

"Gottland": el país de la mansedumbre

Author: Hutch / Etiquetas: , , ,


A finales del año pasado llegó a las librerías, gracias a la editorial Acantilado y a la traductora María Dolores Pérez, el Libro Europeo del año 2009 en la categoría de ficción: "Gottland" del polaco Mariusz Szczygieł. El título hace referencia al museo checo dedicado a la estrella de la canción de ese país Karel Gott, pero también viene a convertirse en sinónimo y compendio de la República Checa, aunque el autor intente defenderse de ambas referencias, en el mismo libro, apuntando que también puede leerse como "La tierra de Dios", tal como versificó Valdimir Holan. El caso es que la obra desató polémica en el país centroeuropeo hasta el punto de intentar, infructuosamente, que se retirara de las librerías. Y ello, ¿por qué? Pues, fundamentalmente, porque es una agria visión de la reciente historia del país a través de alguno de sus más afamados representantes.

El autor, oriundo de una localidad cercana a la frontera con la República Checa (de ahí su interés por este país), es periodista de uno de los diarios más prestigiosos europeos, "Gazeta Wyborcza", ha recibido, además del ya citado, otros premios en este ámbito del periodismo y sacudió los cimientos literarios centroeuropeos con la obra que estamos analizando. Concebida como una serie de reportajes sobre personalidades checas, no debería leerse, tal cual se escribe en la contraportada, como "una colección de cuentos", pues hay aquí una gran labor de investigación de campo, que nos lleva directamente al mundo del periodismo y el ensayo, si bien la voluntad de estilo la enmarca en la literatura. Las reacciones en los rotativos checos, según se muestra en la página web del escritor, no denigran, como se podría esperar, al autor polaco, más bien se inclinan por aceptar resignadamente que ésa es la visión del pueblo checo que se da en el exterior y que sólo un extranjero puede enfocar correctamente. Así, en relación con la mansedumbre prototípica de este pueblo eslavo (y un polaco puede jactarse razonadamente de lo contrario), que le llevó a aclimatarse tanto al dominio alemán, como al ruso, Szczygieł cita al filósofo y redactor Josef Jedlička: "los checos odian  a los héroes. [...] Švejk [1] no respeta nada más allá de su propia vida. Puede que también respete lo que hace la vida más cómoda, más agradable, más segura. Por eso a Svejk el precio que tenga que pagar por sobrevivir le parecerá demasiado alto". Quizás en este aspecto, radique la mordacidad de los polacos con el pueblo checo, más allá de lo divertido que les pueda sonar su idioma [2].

Personajes como el fundador de la cadena de zapaterías "Bata", la actriz y amante de Goebbels, la sobrina de Kafka, el citado cantante Karel Gott, desfilan por las páginas del escritor polaco intentando explicar sus excéntricos, cuando no serviles, comportamientos y comprenderlos, aunque sin juzgarlos. Una fina ironía recorre la obra, que va alternado los capítulos largos -dedicados  a personajes como los anteriormente nombrados- con otros más breves -generalmente, humorísticos y con personajes anónimos-. La lacra comunista es otro de los motivos recurrentes de la obra y un personaje extraordinario emerge en el texto: el recientemente fallecido Václav Havel.

A pesar de la bibliografía final y de un capítulo dedicado a notas, el libro, para un lector de estas latitudes, puede resultar en algún momento confuso, dada la acumulación onomástica, por lo que un apéndice en este sentido hubiera resultado más que justificable.

[1] El célebre protagonista de la novela humorística "El buen soldado Švejk" de Jaroslav Hašek.
[2] No es mi intención caer en prejuicios nacionales.


"La Bayadère" en Sevilla

Author: Hutch / Etiquetas: , ,

Foto de Juliusz Multarzyński
El Ballet de la Ópera Nacional de Polonia está representando estos días en el Teatro de la Maestranza la obra clásica del XIX "La Bayadère". Basada en un cuento hindú que narra una historia de amor más allá de la muerte, la coreografía es de Marius Petita y Natalia Makarova y la música de Ludwig Minkus y John Lanchbery. Esta célebre formación polaca, con bailarines de diferentes nacionalidades eslavas, lleva a cabo un trabajo correcto, con escenografía ampulosa, música acompasada y coreografía académica, en la que destaca el baile coral "en cascada" del segundo acto.

"Drive": sangre, amor y automóviles

Author: Hutch / Etiquetas: ,


He aquí una obra dura pero brutalmente romántica. El protagonista, mecánico y especialista de cine de día, conductor para atracadores de noche, se asemeja al Alan Ladd de "Raíces profundas" o al Robert de Niro de "Taxi driver". Veamos: pistolero con vida oscura se introduce en un núcleo familiar -enamorando a la mujer, sin que esto se explicite- para adaptarse al papel de agricultor, pero al final el pasado puede más y termina resolviendo de manera altruista y por las bravas los problemas de la comunidad (ese final del niño gritando el nombre del personaje, mientras éste se aleja a lomos del caballo, vestido ya como pistolero, da cuenta de la imposibilidad de escapar al destino trágico que uno mismo se ha forjado). Veamos: taxista solitario y algo paranoico no encuentra sentido a su vida y termina convertido, a su pesar, en héroe ciudadano tras un sangriento enfrentamiento con la mafia de la prostitución para librar a la joven Jodie Foster de sus proxenetas. Ahora Ryan Gosling en "Drive": su personaje, del que se ignora todo (su jefe cuenta apenas una nimiedad sobre cómo llegó al taller), pretende regenerarse ("es lo mejor que me pasado nunca" le dice al final a la chica) introduciéndose delicada y tímidamente en la familia de una mujer joven con niño y marido en la cárcel, pero lo hace de una manera altruista, pues cuando vuelve el marido de la trena, se le ofrece a éste como conductor en un atraco para obtener dinero destinado a la mafia y librar, así, a la familia de las amenazas de muerte; pero todo se complica con un baño de sangre en la última parte de la película, en la que cada uno cumple, trágicamente, su destino.

El director danés casi desconocido por aquí pese al premio en Cannes, Nicolas Winding Refn, bebe, pues, de diferentes fuentes, pero lo hace con respeto y poniendo al día los referentes, que van más allá de los dos citados. Una contundente banda sonora de los ochenta, cierta inverosimilitud en sus enfrentamientos finales, una escena magistral en un ascensor que conjuga los dos motivos recurrentes de la obra: el amor y la sangre, una planificación visual estilizada y la omnipresencia silente del actor protagonista califican, por lo demás, a esta interesante película, no apta para estómagos delicados ni para amantes del "happy end".

Lo mejor de 2011 para Angelus

Author: Hutch / Etiquetas: , ,

  • "Solaris", Stanisław Lem. La Editorial Impedimenta nos ofrece la primera traducción directa del polaco de una de las novelas señeras de la ciencia-ficción. El libro resplandece, ahora más que nunca, con una prosa inteligente.
  • El aniversario del poeta Czesław Miłosz propició la aparición de una amplia antología en Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores preparada por Xavier Farré.
  • Recuperación de una novela total sobre la resistencia en la época del nazismo, "Solo en Berlín", Hans Fallada.
  • "Niños feroces", Lorenzo Silva. La última novela del escritor madrileño ofrece un triple punto de vista sobre el drama de la guerra. Los críticos de Babelia se han olvidado de ella en su repaso anual.
  • Giralt Torrente ve refrendada su carrera literaria con el Nacional de Narrativa por su libro de memorias "Tiempo de vida".
  • Un premio Nadal a la altura de las circunstancias: "Donde nadie te encuentre" de Alicia Giménez Bartlett.
  • Juan Marsé da otra vuelta de tuerca a la Barcelona de la posguerra con "Caligrafía de los sueños". No aporta nada nuevo a su narrativa, pero está bien escrita y compuesta.
  • David Monteagudo nos regala otra joya, "Brañaganda". Disfrutó del éxito con "Fin", recibió los previsibles e injustificados ataques a la segunda obra por "Marcos Montes", y ahora ante esta tercera novela, todavía alguno sigue esperando mejores frutos: no parece darse cuenta de que estamos ya ante un maestro de la narración. 
  • Åsa Larsson confirma el poderío de su novelística negra con "La senda oscura".
  • Una autora japonesa a la que seguir: Hiromi Kawakami.
 
  • José Coronado interpreta, con economía gestual, un papel para la antología del cine español en "No habrá paz para los malvados".
  • "Nader y Simin, una separación". La película iraní se convierte en la sorpresa y lo mejorcito del año: la vida diaria de una pareja en trámites de disolución en un Irán occidentalizado "ma non troppo".
  • Woody Allen y Polanski nos ofrecen sendos filmes menores pero de indudable atractivo: el divertimento cultural de "Midnight in París" y el "tour de force" teatral en el que se convierte "Un dios salvaje". Dos obras entretenidas.
  • Un Óscar mecerido para la danesa "En un mundo mejor" de Susanne Bier. Pese a un final edulcorado, el filme -que cuestiona los ideales pacifistas- mantiene un admirable clima de calma pretormentosa.
  • "The Artist" de Michel Hazanavicius. Una celebración cuasimuda de cine clásico.
    • Roy Hargrove. El mejor concierto de jazz del año. El trompetista estadounidense dio una lección de cómo poner al día al mejor Miles Davis en el Festival Universijazz de Valladolid.
    • Kroke en el Teatro Central sevillano. Una experiencia musical y personal única.
    • Reaparición a lo grande con material nuevo de Tom Waits.
    • El músico polaco Jacaszek confirma su buen hacer para la música "ambient", electrónica o las bandas sonoras en la película "Suicide room".