Cambio de hora

Author: Angelus / Etiquetas: , , , , ,


CAMBIO DE HORA

Las ordinarias bromas de mover
las manecillas y cambiar las formas del cuarzo
no son suficientes para devolverles
a la primavera y al invierno su floreciente y congelada

distinción, y para que el hombre pueda hacer
con el tiempo lo que quiera. Tras el cambio
de tiempo, quienes sufren de insomnio
sufrirán una hora más,

y los cansados ganarán una hora de sueño.
Luego tendrá lugar el cambio.
También los otros a veces también ganarán,
a veces perderán el tiempo. Pero eso no cambiará

en nada la desaparición de la diferencia
de temperatura, y los días siguientes,
si los hay, vendrán junto con los días
que ya no tienen nombre:

reflejos que se incrustan los unos en los otros
y sombras que recíprocamente se repelen.
Y si este paseo de octubre
de hace un año no se ha vuelto

a repetir, aunque no estamos
muertos ni somos enemigos, esas
ordinarias bromas de mover
las manecillas y cambiar las formas del cuarzo

no cambiarán el tiempo.

Marcin Baran
Traducción de Abel Murcia, Gerardo Beltrán y Xavier Farré

4 comentarios:

Marcos Callau dijo...

Qué estupendo poema, indicado para lo que fue esta larga noche pasada. Garantizo que a mi no me ha sentado bien este cambio de hora. Saludos.

Ana Garcia dijo...

Me encanta la foto Ángel, dame más información. El poema, interesante; el cambio de hora, necesario, lo esperaba como agua de mayo.
Un saludo y un abrazo.

Angelus dijo...

Marcos Callau, coincidimos en la opinión lírica y en las repercusiones negativas del cambio horario. Saludos.

Ana García, no puedo darte mucha información sobre la foto: la busqué en Imágenes de Google y parece no más que una escultura hecha a base de las famosas pinturas de Dalí. Saludos.

Licantropunk dijo...

Yo debo estar entre los cansados porque este cambio de hora siempre me cae bien: el otro es el que me mata. Así que unos días después, el balance es positivo: y encima festivo.
Saludos.