Javier Cercas, "Relatos reales"

Author: Angelus / Etiquetas: , ,



Los artículo periodísticos tienen fecha de caducidad. Basados normalmente en un hecho de actualidad, transcurrido y olvidado éste, difícilmente aguantan una lectura reposada en el tiempo. Sólo aquéllos que se fundamentan en cuestiones universales o aquellos que tienen como eje básico el estilo del autor, pueden tener vocación de permanencia y aglutinarse en un futuro libro homogéneo que no caiga en la corriente dispersión: vicio frecuente de tales recopilaciones. 

Javier Cercas disfrutó del éxito arrollador de "Soldados de Salamina", recibió los palos previsibles e injustificados de los que no perdonan el éxito con la siguiente novela, "La velocidad de la luz", y sorprendió con ese ensayo sobre el golpe de estado del 23-F que fue "Anatomía de un instante". Ahora está a punto de publicar un nuevo texto, "Las leyes de la frontera", pero antes de "Salamina" también había vida: un paciente escritor afincado en Gerona pergeñaba novelas y vio recogidas sus crónicas por la editorial Acantilado en el año 2000 con el título de "Relatos reales". El libro soporta bien el paso del tiempo y ello porque lo que transmiten los fragmentos más que nada son las andanzas vitales del escritor, su particular modus vivendi y pensamiento; la volátil actualidad, sobre todo, literaria transmitida no acapara el libro, no lo domina y ello permite una lectura persistente al devenir temporal.

Es Cercas, en esta colección de artículos, un ser nada engolado, sencillo en sus peripecias vitales (muchas de ellas risibles), devoto de sus escritores preferidos (Borges, Cabrera Infante, Carlos Fuentes, Kafka...), indagador tenaz de sabrosos episodios relacionados con la literatura: el fusilamiento de Sánchez Mazas que dio origen a "Salamina", los versos de la lápida ginebrina de Borges, las injustificables ausencias de amigos de los libros de Josep Pla, los testiminios de la muerte española de Walter Benjamin... Casi nada beligerante con sus compañeros de profesión, ni con políticos, ni personajes públicos: poca chismorrería discurre por el libro. Estampas de la vida diaria es lo que muestra el autor, estampas con un protagonista casi único, Javier Cercas, que no duda en infligirse la crítica y humillarse en repetidas ocasiones, aspecto éste que no parece más que un recurso retórico, cuando no una descripción de sí mismo a contrario sensu: la autohumillación también puede ser una forma de orgullo, y quizás la más sibilina.

3 comentarios:

Licantropunk dijo...

He leído los tres libros de este escritor que mencionas, sus títulos más famosos, no sé si tiene más. Me gustaron los tres. En cuanto a sus artículos periodísticos: quizá alguno, casualmente, ni siquiera recuerdo dónde escribe. Me parece que no me dará por acercarme por ahí: no tengo buenos recuerdos de otros escritores articulistas, algunos que me asombraron con su literatura y me asquearon con su periodismo: mejor no conocer al tipo detrás del autor.
Saludos.

Píramo dijo...

Muy acertada tu introducción acerca de la caducidad de los artículos literarios si no se escogen de entre aquellos cuyos temas pueden ser univerales. Debieran tomar nota todos los antólogos. Será curioso leer a este casi anónimo Cercas articulista anterior al Cercas famoso de las novelas. Me resulta muy entrañable pensar en él ese estado "embrionario", si se me permite la expresión.

Angelus dijo...

Licantropunk, el narrador de "La velocidad de la luz", si no recuerdo mal, no difiere mucho del personaje/autor de estos artículos, así que no hay sorpresa negativa que valga. Saludos.

Píramo, ¡gracias!; sí, es curioso leer al Cercas "prehistórico", aunque, como le digo a Licantropunk, no veo gran diferencia de actitud. Saludos.