Orquesta Joven de Andalucía

Author: Hutch / Etiquetas: ,


Como propina a la temporada, el Teatro Central sevillano ofreció, el pasado sábado día 7, un concierto de la Orquesta Joven de Andalucía bajo la dirección de Lorenzo Ramos. Interpretaron dos clásicos: "El sueño de una noche de verano" de Mendelssohn y la "Sinfonía n.º 6, Pastoral" de Beethoven, el bis tampoco resultó sorpresa alguna: Albéniz, "Málaga" de "Iberia". No quiero ni puedo ser demasiado duro en la crítica por varios motivos: no soy un especialista en música clásica, el concierto era gratuito y los intérpretes están aún por madurar; sin embargo he de decir a fuer de sincero que resultó decepcionante, sobre todo, si se compara con el ciclo ofrecido por la OSC de la Universidad de Sevilla y el Conservatorio "Manuel Castillo", y eso que algunos músicos comparten formación.

La primera pieza, la del romántico alemán Mendelssohn -basada en el drama de Shakespeare- resultó bastante anodina y con un criterio efectista en la selección de los fragmentos. La sinfonía de Beethoven nos deparó al sorpresa de la velada; uno de los contrabajos, el más visible por cercano al público, decidió por su cuenta y riesgo convertirse en la estrella de la obra: aparatosidad en la ejecución, movimientos extraños en la eliminación de cuerdas sueltas, ruidos con el asiento y con el instrumento, todo ello en un plan que más tenía que ver con una formación de jazz que con una orquesta sinfónica; con tal aparato escénico lo de menos fue la eficiente ejecución de los otros instrumentos de cuerda y el aparente buen oficio en la dirección. El susodicho joven intérprete evidentemente se equivocó de escenario y formación, y hubiera necesitado una mano dura desde la tarima que sujetase su ímpetu protagonista. Hablando del director, también precisa de un asesor de imagen, pues su vestimenta era más apropiada para la Filarmónica de Viena que para una orquesta "provinciana" de jóvenes intérpretes: demasiada formalidad, de la que no hace gala, por otra parte, en su página web (los comentarios sobre su apariencia se sucedieron entre el público).

17 comentarios:

ethan dijo...

Allí estuve. Yo no seré tan duro. Es cierto lo de la vehemencia del contrabajo, imposible no darse cuenta con la que armó el joven impetuoso. En cuanto al director (que nos recibió en su camerino) no me importó para nada su vestimenta ni tampoco los estímulos a los jóvenes (saludos al primer violín, etcétera) para que aquello se pareciese a un concierto profesional en toda regla.
Por otro lado, la música me encantó. Mejor la segunda parte, con los movimientos de la pastoral.
Esos chavales prometen.
Un saludo.

Angelus dijo...

Creo que promete más, de hecho ya es una realidad, la OSC dirigida por Juan García Rodríguez, que esperemos, pese a recortes, que continúe para la próxima temporada. Una persona que actúa de cara (o espaldas) al público debe cuidar la estética, sea de ésta del signo que sea, y la de Lorenzo Ramos no era la más adecuada.

Espero que coincidamos personalmente en algún espectáculo sevillano. Saludos.

Ana Garcia dijo...

Ya me gustaría a mí ir contigo a algún concierto...Ya vendrán nuevos tiempos... Un saludo

Angelus dijo...

Eso tiene fácil solución... Saludos.

Anónimo dijo...

Hola, soy musico profesional y me gustaria dar mi opinion.
En primer lugar como se permite usted hacer una critica seria sin tener ni idea de lo que es una orquesta sinfonica, sin saber que el contrabajista mas cercano es el solista de la seccion o que la seleccion de pieza de Mendelssohn es algo que practicamente establece la tradicion.
A parte de los ruidos de las sillas podria usted hablar de la calidad del solo de trompa, de la compenetracion de los violines, o del magnifico trabajo de los percusionistas. Aunque dudo leyendo sus palabras que percibiera ninguna de estas cosas. Sin embargo, en vez de alentar a los jovenes a que continuen con su esfuerzo, parece ser que su objetivo es comparar la OJA con otra orquesta joven que no conozco, aunque no pongo en duda su calidad.
Hay que medir bien las palabras antes de publicar porque detras de aquellas notas hay muchas horas de trabajo y mucha ilusion, y mientras usted duerme esta noche tranquilo, algun joven que haya leido su critica se vendra abajo y no entendera como despues de una semana de trabajo agotador, de conciertos de camara, de clases individuales, de viajes, etc puede sentirse tan poco orgulloso de su trabajo.
Espero no haberle ofendido, pero yo no me permito hablar de lo que no conozco. La proxima vez podria usted pasar dos o tres dias en el encuentro previo al concierto para aprender a valorar el esfuerzo de los jovenes, ya que en los tiempos que corren es esta juventud la que merece la pena.
Bravo a la OJA por un concierto excelente, donde me hicieron vibrar de emocion. 
Un saludo

Angelus dijo...

Anónimo, antes de nada, le agredezco que haya dedicado una parte de su tiempo a hacer este extenso comentario. Dicho esto, he de responderle en el sentido de que dicho comentario no se sostiene en pie. Desde el comienzo de la entrada, pongo de manifiesto que no soy crítico musical y que lo que hago es dejar mis impresiones como un simple espectador y aficionado. Aclarado esto, debo decirle que mis opiniones, desde este punto de vista, son tan válidas como las de cualquiera en idéntida coyuntura y que tengo derecho a expresarlas con educación y sin faltar a nadie (que es lo que siempre hago), aparte de que en mi blog escribo de lo que me da la gana, para eso es mío y le dedico una parte de mi vida.

El argumento que Ud. utiliza del esfuerzo no es válido para la benevolencia crítica; si fuera así, entonces no se podría criticar casi nada. No se cuestiona el esfuerzo previo, sino su resultado.

Dudo mucho que cualquier joven intérprete de la orquesta haya leído la entrada y más aun que se pueda hundir por mi opinión, porque, como ya he comentado, no soy un experto en la materia.

Y ya que se permite comentarios despectivos hacia mi persona, debo recordarle que revise su manera de escribir y coloque las tildes: signo ortográfico imprescindible en nuestro idioma.

Saludos.

Anónimo dijo...

Hola de nuevo y gracias por su pronta respuesta. Lamento michisimo haberle ofendido con mi comentario anterior, yo me senti ofendido con el suyo.
Evidentemente, usted tiene derecho a opinar lo que quiera, y yo a pensar que no tiene criterio en este campo.
Decir a un director de orquesta que necesita un asesor de imagen publicamente, para mi es faltar al respeto.
En su primer parrafo, dice usted que sus opiniones son de aficionado, y no de critico musical, pero en el segundo indica usted que el esfuerzo no es valido para la benevolencia critica. ¿Entonces su comentario es una critica o no?
El esfuerzo es valido para la benevolencia critica en el sentido en que usted se sirve de el para publicar en su blog: "en mi blog escribo lo que me da la gana, para eso es mio y le dedico una parte de mi vida"
Usted critica a la OJA, y yo le critico a usted porque efectivamente muchos jovenes se sintieron ofendidos por sus comentario, segun me han dicho ellos mismos (hablo de al menos quince chicos con los que he hablado personalmente).
Pienso que usted les debe una disculpa, aunque sea solo de caracter simbolico, y que debe decirles que sigan con su labor, que la OJA es un proyecto de casi 20 años que ha formado a musicos que son solistas de algunas de las mas grandes orquestas europeas, y que aunque en el concierto hubo cosas extramusicales que no le gustaron, siempre es alentador ver a jovenes esforzandose por alcanzar un objetivo comun.
Y para terminar le comento que mi ordenador no me permite escribir tildes en su blog, no se por que, aunque encuentro absurdo hablar de esto.
Un saludo.

Angelus dijo...

¿Absurdo hablar de la ausencia de tildes en un texto? ¿A los músicos profesionales no les importa escribir con propiedad o únicamente es a Vd.?

No voy a marear la perdiz con su argumento del esfuerzo. Ya he expuesto mis razones con suficiente claridad, característica ésta ausente del obtuso razonamiento de su segundo comentario.

Y no, no voy a pedir disculpas porque no he ofendido ni faltado al respeto a nadie, por más que a Vd. subjetivamente sí le haya parecido. Reto a cualquiera a que descubra OBJETIVAMENTE expresiones en mi entrada que atenten al respeto y consideración que cualquier persona se merece. Usted confunde falta de resto con crítica negativa.

Lo que sí que lamento es que los jóvenes intérpretes que, para sorpresa mía -reconozco mi error-, han leído el blog se hayan sentido ofendidos por la entrada. Creo que no es para tanto: insisto en que ni este blog es una revista musical, ni su autor un experto en la materia, aunque admito que cada uno en el terreno de los sentimientos es muy libre. Les recomiendo a estos jóvenes músicos (algunos de los cuales me hicieron disfrutar mucho como aficionado en los conciertos de la OSC) la fábula de "El oso, la mona y el cerdo" de Tomás de Iriarte, es muy apropiada para esta controversia (y que cada uno asuma el rol que más le convenga).

Saludos.

Anónimo dijo...

Buenas tardes.
Como observo que no se baja usted del burro, esta es la última vez que le escribo. He decidido no perder mas tiempo.
En primer lugar me gustaría decirle que el hecho de que tenga usted un blog donde da su opinión sobre literatura, música y cine ya es bastante pretencioso. Espero que de literatura y cine tenga alguna idea, no como ocurre con la música.
En segundo lugar me gustaría decirle que si al responder a mi primer comentario hubiera dado usted signos de humildad, no hubiéramos llegado hasta aquí, pero en vez de agachar la cabeza y aceptar su error, se empecino en no admitir que usted no tiene derecho a avasallar con sus criticas a la gente. No contento con eso, en vez de disculparse, se puso inmediatamente a la defensiva, indicador este de poca convicción argumentativa.
En tercer lugar, la relación entre las tildes y nuestra conversación es la misma que la que hay entre la vestimenta del director y el concierto de la OJA. Usted se queda con lo superficial, sin llegar a comprender el contenido de las cosas. Por eso me extraña que recomiende a los músicos una fabula de Iriarte (por cierto, a su caso se podría aplicar la del burro flautista).
Y en cuarto lugar, que usted no entienda mi razonamiento no significa que sea obtuso, sino simplemente que usted no lo entiende.
Con estas palabras me despido, no sin antes darle una noticia que le agradara: he encontrado sus tildes, pero como he decidido no invertir mas tiempo en hablar con usted, aquí se las dejo (´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´), para que las ponga usted mismo en el texto o donde mas le convenga.
Un saludo. Atentamente.
Jordan Malea.

Angelus dijo...

¿Jordan Malea?, antes firmante de anónimos, ¡gracias a Dios que ha dejado de hacer comentarios!, resultaba ya muy cansino tener que responderle, pero es lo que hago con todos los comentaristas, aunque no hagan gala de corrección ortográfica -como ha sido desde el principio en el caso de Usted- o incluso lleguen al insulto personal -hemos tenido que esperar poco tiempo para que se rebaje hasta ese extremo-. Me felicito de que me abandone y me niego a rebatir su secuenciado, despreciativo y ridículo comentario; quedará en el limbo de la Red como índice de su catadura.

ARREE lejos de este blog en busca de otros menos "pretenciosos" y vaya por ahí exigiendo a sus autores que agachen la cerviz y comulguen con sus ruedas de molino.

¡Uf, qué alivio!

Anónimo dijo...

Mucho texto, mucha labia, y pocas nueces. Ese "joven impetuoso" además de pertenecer a la OJA, es miembro de la JONDE (por poner un ejemplo), y lleva a las espaldas unos cuantos conciertos con orquestas profesionales y semiprofesionales con giras europeas y yo creo que si no le han llamado la atención a día de hoy después de 14 años de carrera, no va a ser un papanatas como usted el que le tenga que decir como tiene que trabajar, y menos si no es un experto en la materia. Pero usted siga con sus fábulas y su sabiduría que seguro que le tiene que ir fenomenal. Un saludo Gloria fuertes.

Angelus dijo...

También Bisbal lleva muchos conciertos sobre sus ricitos y eso no justifica su mal gusto musical. Ahórrese el insulto y aprenda a escribir (vicio común entre los de su gremio que aparecen por aquí). No le puedo dar las gracias por el comentario.

David López dijo...

El que no entiende¿ qué va a criticar sino lo secundario y vano? Qué pena que no seas un buen crítico ni oyente porque la musica no se ve, se escucha. Y no entraré en una discusión contigo más profunda porque no creo que merezca la pena intentar enseñar al que no quiere ser enseñado. Felicidades por una crítica tan irrisoria. A pesar de estar en la sala te perdiste un buen concierto ... de unos jóvenes más capaces que muchos profesionales bajo la batuta de un director que aunque hubiese ido en chándal seguiría siendo igual de grande. Mis menos cordiales saludos.

Anónimo dijo...

¿Que podemos esperar de un "crítico" que lleva infinidad de post a las espaldas y en lo que más se fija es en las vestimentas de los directores? ¿Quizás sea un músico frustrado que lo único mejor que tiene que hacer es críticar lo que a el le gustaría hacer? ¿Mucho tiempo libre tal vez? ¿Quizás debería plantearse trabajar para Agatha Ruiz de la Prada? Y ahora ponte a mirar si se me ha escapado alguna tilde, que ha los intelectuales de esta calaña es lo único que importa...

Angelus dijo...

David López y Anónimo, sigo observando que el respeto por la gramática no es propio de Vds., lo mismo que el respeto personal: ¿les he dado permiso para el tuteo? Espero que dejen de ensuciar el blog, si no me veré obligado a fumigar.

Musiquito dijo...

Yo sinceramente no encuentro palabras para calificar a una persona que en vez de ir a disfrutar de un concierto, se sienta en la butaca como una hiena buscando fallos, defectos o cualquier tipo de suceso que pueda pasar durante una actuación en directo (en este caso de una orquesta de estudiantes). Como músico que soy y sin presumir de mis méritos como tal o lo que he conseguido en mi profesión, acudo a un concierto expectante y deseoso de ver cosas buenas, y en este caso la Orquesta Joven de Andalucía siempre me saca una sonrisa. Si me permite (le hablo de usted, ya que veo que le gustan los formalismos)le daré un consejo. Si su máxima aspiración cuando asiste a un concierto o a cualquier otro tipo de acontecimiento cultural es sacar defectos, por el bien de la cultura quédese en su casa porque la hora y media o dos horas que dure el evento no va a disfrutar. Y por último, hacer críticas no consiste en sacar defectos únicamente, y en el caso de un concierto en lo que menos se debe fijar es en el vestuario o en la energía que impriman estos jóvenes músicos cuyos resultados son mejores la mayoría de las veces que los de cualquier orquesta profesional de esta Comunidad Autónoma.

Angelus dijo...

Musiquito, este blog tiene más de veinte conciertos reseñados de diferente índole crítica. Antes de emitir juicios personales, hay que documentarse.