Álvaro Valverde en La Isla de Siltolá

Author: Angelus / Etiquetas: ,


Estoy en deuda con el poeta extremeño Álvaro Valverde. Él fue uno de los pocos escritores que, a petición de mi instituto, nos remitió el año pasado una obra dedicada con motivo de una exposición por el Día del Libro; el texto en cuestión es una cuidada edición de "Imaginario", 2007, a cargo de la Fundación Ortega Muñoz.

La Editorial sevillana La Isla de Siltolá ha publicado una antología de su obra poética, "Un centro fugitivo", del que ya me he hecho con un ejemplar. Reseñas acertadas han aparecido ya en prensa escrita y blogs, por lo que mi opinión, pienso que no aportaría nada sustancioso nuevo. Dejo uno de los mejores poemas: en heptasílabos, endecasílabos y alejandrinos blancos, el poeta fantasea con una misiva del famoso periodista de necrológicas Alden Whitman, para hacer un ejercicio meditativo sobre la muerte que se avecina, y de la que Whitman es el mensajero.

NOTICIA DE LA MUERTE

Me ha llegado su carta.
Sabía por amigos que podía pasarme.
Los libros me han dado cierta fama
y no pocos conocen lo que hago.
He opinado de todo o casi todo
y alguna vez lo hice para muchos.
¿Por qué no iba a aceptar el doble encuentro?
Sé bien qué es lo que esconde
el nombre de Alden Whitman.

La enfermedad que aprisa me consume,
la edad -a estas alturas evidente-,
¿le habrán hecho adoptar esta medida?
¿Será, -sin más me digo-,
la ejemplar decisión de un periodista
que cumple su trabajo?
En la nota me advierte -y lo agradezco-
que mantendrá en reserva mis respuestas
hasta mi muerte. Añade
la justa conveniencia
de dar a mis lectores
una cabal idea de mí mismo.
Presupone mi afán de gloria póstuma.

Es todo tan sencillo.
He visto tantos rostros
con los ojos cerrados para siempre.
¿A qué fingir sorpresa?
¿No he estado preparando nuestra cita
-fatal, ineludible-
con la seguridad de merecerla?

El jueves vendrá a casa.
Le recordé al teléfono dos líneas de un contemporáneo:
"Cada uno sabe en qué momento de su vida
la muerte ha entrado en su jardín secreto".

3 comentarios:

Marcos Callau dijo...

El poema que has publicado es un estupendo adelanto. Gracias, anotamos sugerencia. Saludos.

Á.V. dijo...

La deuda ya está pagada, amigo. Leer a un poeta es suficiente. Un abrazo, Á. V.

Angelus dijo...

Marcos Callau, me alegra que te guste. Eres, nuevamente, bienvenido por este blog. Saludos.

Á.V., gracias por el comentario. Leer tu blog es un ejercicio diario de aprendizaje poético. Un abrazo.