"Profesor Lazhar"

Author: Angelus / Etiquetas: ,


La película canadiense "Profesor Lazhar" viene avalada por diversos premios y candidaturas, entre ellos, algunos de la SEMINCI vallisoletana. El filme se centra en la vida profesional de un refugiado argelino, que decide audazmente ofrecerse como profesor sustituto de una maestra que se acaba de suicidar en la propia aula donde imparte clase. El personaje debe afrontar una variada problemática: su estatus de refugiado está aún pendiente de sanción, sus habilidades profesionales no son tales puesto que él no había ejercido antes como maestro, su familia fue asesinada en Argelia y él se enfrenta a una dura soledad, y, finalmente, el recuerdo de la maestra que se quitó la vida está aún muy presente en la escuela donde trabaja y, especialmente, en los alumnos que fueron los suyos. En cuanto al primer punto, su situación legal sirve para completar el perfil del personaje, puesto que él esconde tenazmente su pasado ante sus compañeros y ante el propio espectador (la tragedia familiar no es mostrada ante la cámara más allá de algunos objetos que conserva y pequeños retazos de soledad); como decía, es en las aulas donde se desarrolla el meollo de la película.

La escuela trata de hacer tabla rasa del episodio del suicidio: se pinta la clase, se produce mutismo total de la tragedia cuando el protagonista intenta sacar en repetidas ocasiones el tema entre sus compañeros y con los niños, y va a ser esta insistencia -prohibida por la directora- la que, junto a la revelación de sus mentiras laborales, provoque, finalmente, su expulsión del centro. Sin embargo, el joven director Philippe Falardeau se pone de lado del personaje en las dos escenas claves de la película: dos secuencias liberadoras de la tensión existente en clase y en las que el novato profesor (sin experiencia docente, ni mucho menos psicológica) ejerce sabiamente como terapeuta.

La obra tiene algunos aspectos cuestionables: fundamentalmente, el ambiente idílico -pese a la tragedia antes mencionada- que reina en el aula, (¿es ése el que se vive diariamente en los centros canadienses?), de hecho, los comportamientos disruptivos son abordados como una excepción (cuando uno los presencia a diario); relacionado con esto, hay un planteamiento excesivamente maduro en la actitud de los niños; además, la problemática personal del profesor no está suficientemente desarrollada, quizás esto se relacione con su escaso metraje. 

Finalmente, cabe mencionar la impericia y las tácticas obsoletas en el proceso de enseñanza/aprendizaje del profesor, sobre las que el director no escatima la mirada crítica, situando a su protagonista poco menos que en la ridiculez, aunque aplicada con ternura.

5 comentarios:

Ana Garcia dijo...

Parece muy interesante, en cuanto pueda la veo. Saludos

Licantropunk dijo...

¿Me equivoco o ha aparecido cierta envidia respecto al "ambiente idílico" de las aulas canadienses? Je, je. Michael Moore ya hablaba muy bien de ellos en "Bowling for Columbine", ¿no? Bueno, el cine. A saber.
Saludos.

Angelus dijo...

Ana García, espero que, si la llegas a ver, sea en versión original. Saludos.

Licantropunk, envidia no, más bien sorpresa y cierta incredulidad. Si es como nos lo pintan, no me extraña la situación de España en Informes Pisa y demás aspectos socioeconómicos y culturales. Saludos.

Xoán González dijo...

Gracias por la recomendación... Pensé que sería más de lo mismo ("Chicos del Coro II") y ya ves... me propongo localizarla en cuanto acabe la manifestación del Día de las Fuerzas Armadas que nos tiene tomada la ciudad...

Un abrazote!!!

Angelus dijo...

A por ella, no es una película autocomplaciente. Abrazos.