"El sol en la fruta", Ioana Gruia

Author: Angelus / Etiquetas: , ,


Este poemario acaba de obtener el "Premio de Poesía Andalucía Joven" y se ha publicado por la Editorial Renacimiento. La escritora es rumana de nacimiento, pero desde 1997 reside en Granada, donde trabaja como docente e investigadora en la Universidad. Es autora de otros tres libros de poesía, narración y ensayo, pero es éste, seguro, el que la va a colocar en el candelero literario español.

El comentario sobre el libro no puede ser más que positivo. Los treinta y seis poemas que completan el libro forman un corpus homogéneo de textos breves que utilizan el suave ritmo del verso blanco, normalmente endecasílabo (aunque la autora no desdeñe la rima en algún que otro soneto), con un lenguaje conversacional, pero que se eleva poéticamente gracias a recursos como las acertadas metáforas de muchos poemas: "Inquilinas desahuciadas / las hojas anticipan el invierno", los símiles: "como la lluvia que se filtra entre las grietas / de viejos edificios, / van entrando en la piel / íntimas cobardías, efímeras victorias", las prosopeyas: " ¿Qué nos reservará la edad que espera / agazapada, fiera y al acecho?", la enumeración asindética que teje el poema "Refugios" o el oxímoron: "tu forma de mirarme / con los ojos cerrados." En cuanto al estilo, hay que añadir que, en conjunto, el español de Ioana Gruia resplandece con inocencia y primitivismo, como un idioma recién creado, libre de la complejidad y el maleamiento a los que un nativo somete a las palabras.

Hay algunos núcleos temáticos y motivos recurrentes que caracterizan el poemario: la descripción de ciudades, la vejez (extraño en una poeta tan joven), el pintor Edward Hopper, las frutas y su experiencia sensitiva, el amor (quizás los poemas más endebles del libro), algunas referencias mitológicas y el viaje interior. El tono de los poemas es meditativo, elegíaco, aunque gozoso en la unión amorosa. Los referentes serían los de Ángel González, Borges o la última poesía de la experiencia.

Una decena de poemas, que no son pocos, rescataría para una edición particular del libro y me acompañarían, como lectura, de forma permanente. Solo cabe terminar añadiendo aquello de "conozco a alguien que la conoce..." y las referencias personales son también muy positivas.

Dejo uno de los mejores poemas: el soneto "París".

La ciudad era gris, distante y fría.
Nos miraban las calles con sus ojos
de lluvia sucia y de carteles rojos.
La ciudad, sin embargo, nos quería.

Y la tuvimos siempre entre los brazos,
esperábamos que ella nos contara
nuestro amor, nuestra historia, nuestra rara
geografía de países y abrazos.

Nos amaron tus plazas y tus fuentes,
el río, los tejados y los puentes;
fuimos juegos de luz en los jardines,

fuegos de noche en hondos cafetines.
París, fría ciudad, ciudad tan fiel,
ciudad que estás escrita en nuestra piel.

6 comentarios:

Ana Garcia dijo...

Tiene buena pinta, Ángel.

Ioana Gruia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ioana Gruia dijo...

Muchas gracias, Ángel, por la lectura y el comentario. He suprimido el comentario anterior (que era esto mismo) sólo porque firmaba al final sin darme cuenta que el nombre ya aparecía. En fin, cosas de gente no demasiado iniciada en las nuevas tecnologías... Un abrazo

Angelus dijo...

Ana García, en efecto, "buena pinta" y mejor contenido, un libro para el disfrute de los degustadores de buena poesía.

Ioana Gruia, me alegra mucho que te hayas pasado por aquí y dejado un comentario. Ha sido un auténtico placer, tanto la lectura de tu libro como la reseña (ésta con más esfuerzo, pero igualmente gratificante). Un abrazo y seguiré atento a lo que salga de tu pluma.

Licantropunk dijo...

¡Anda! Tienes comentario de la autora y todo, ¡qué bien! Bueno, pues enhorabuena para ella.
Tengo delante "Paisaje con grano de arena" que es lo que he encontrado en la biblioteca de Szymborska.
De poesía en poesía.
Saludos.

Angelus dijo...

Me alegro de que este blog haya influido de alguna manera en tus lecturas: David Torres, y ahora la poesía de Szymborska. ¡Que la disfrutes! Saludos.