"El factor Einstein", Andrés Pérez Domínguez

Author: Hutch / Etiquetas: , , ,


Como de bien nacido es ser agradecido, las primeras palabras de esta reseña han de ser para expresar mi gratitud al autor por regalar ejemplares dedicados de la presente obra a través de sus distintas redes sociales. No es habitual que un autor de éxito haga esto de forma altruista.

Sevillano de nacimiento y residente en el pueblo aljarafeño de Sanlúcar La Mayor, cuesta casar esta decisión de radicación aldeana con el cosmopolitismo de novelas como "La clave Pinner", "El violinista de Mauthausen" o la presente, que se sitúa en Madrid, Berlín, Cracovia, Nueva York y Long Island. APD pertenece a la misma generación de escritores que Agustín Fernández Mallo, David Torres, Pedro de Paz, Vicente Luis Mora o Juan Francisco Ferré, sin embargo poco hay de nocillero/mutante o de aficionado al torrezno como algunos dualmente -y con cierta sorna- se proclaman. Lo veo más bien como un orfebre cuidadoso, valga la redundancia, de "best sellers", sin que el nombre lleve aparejado una connotación negativa.

"El factor Einstein" se construye en torno a tres personajes principales: dos entes de ficción, la espía nazi Frida von Kleinsberg/Frida Klein y el físico español exiliado Alfonso Altamira, y el archiconocido -"gancho" de la novela- premio Nobel Albert Einstein. La intriga toma como base el propósito de Frida de evitar que el físico judío alerte al presidente de EE. UU. del potencial peligro alemán atómico; para ello Frida asume por propia iniciativa, y sin contar con sus superiores, la misión de acabar con la vida de Einstein; para justificar tan arbitraria y drástica decisión, el autor construye una segunda línea narrativa que indaga en el pasado de Frida von Kleinsberg, adoptada por una familia noble alemana: un crucial descubrimiento sobre su progenitor traumatizará a la protagonista hasta radicalizar su ideología y alimentar un odio visceral. El papel en esta trama de Alfonso Altamira es ser mero juguete en manos de Frida -aprovechando su enamoramiento platónico- para poder contactar personalmente con Einstein, aunque al final de la obra su función en la resolución de la trama se torna fundamental. Para articular esta novela de intriga, Pérez Domínguez nos traslada a diferentes espacios: Alemania (donde a Frida se le encomienda la inicial misión de espionaje), Madrid (donde se produce el primer encuentro con Altamira, con objeto de entrar en contacto con Einstein), Cracovia (en busca de los orígenes maternos) y EE. UU. (donde se articula lo principal de la historia). En el plano narratológico, el autor adopta diferentes puntos de vista: si bien hay un capítulo con narrador en segunda persona, la mayor parte del texto se construye con un narrador omnisciente en tercera, focalizándose algunos capítulos en diferentes personajes: fundamentalmente, Altamira y, sobre todo, Frida.

La novela está bien construida desde el punto de vista del análisis psicológico de los protagonistas; en este sentido, su gran hallazgo es el personaje del físico español, más que el de la espía alemana: un hombre mayor educado, honesto, de sólidos principios, que cae en las redes de una Mata Hari (o Lolita, si se obvia el lado político-histórico); sin embargo, en la mezcla de personajes reales con ficticios, lo mismo sucede con la trama atómica, es donde cojea ligeramente el texto: es decir, el juego narrativo planteado -mitad real, mitad ficcional-  desorienta al lector pues, si conoce mínimamente la biografía del premio Nobel, no puede ni debe participar de la intriga propuesta por el novelista, a no ser que crea en la ciencia-ficción, pero no es éste el género ni el tono adoptados. En este sentido, quizás hubiera sido necesario un preámbulo que aclarase lo ficticio de la obra (el texto final, que reproduce literalmente la carta de Einstein a Roosevelt advirtiéndole del peligro alemán e instigando a los EE.UU. a promover cuanto antes su propio programa atómico, debería haber formado parte de ese citado preámbulo).

El estilo de la novela es sencillo y accesible. Se nota un gran trabajo de documentación por parte del autor, aunque uno ("polonófilo" confeso) no acabe de comprender la aplicación del artículo para referirse al barrio cracoviano de Kazimierz, ni la idea de Frida de que esta ciudad polaca sea objeto de reivindicación germánica (por mucho que alguien se pueda meter en el pellejo nazi). El autor gusta de subrayar algunos enunciados que obran como "leit motiv" del texto: la inevitabilidad de la guerra europea o la dual personalidad de la protagonista cuando se tiene que desdoblar engañando a Altamira, pero que, a base de su excesiva repetición, rayan en la obviedad. Finalmente, por buscarle más peros, hay que decir que la peculiar historia de amor entre Frida y Altamira roza la inverosimilitud.

A pesar de lo anteriormente dicho, la lectura de la obra es grata (quizás un poco premiosa en algunos pasajes -su extensión es considerable-), se agradece el cosmopolitismo al que he hecho referencia antes, la novela crea algunos personajes notables y, además, se adscribe con valentía a un subgénero novelesco con poca tradición en nuestra tierra.


2 comentarios:

Licantropunk dijo...

A tomar buena nota de la recomendación. La trama me recuerda un tanto a la excelente "En busca de Klingsor" de Jorge Volpi, que también mezclaba física, espionaje y Segunda Guerra Mundial.
Saludos.

Angelus dijo...

Pues no he leído nada de Volpi, tomo nota también. Saludos.