Los 7 pecados capitales de "El árbol de la vida" de T. Malick

Author: Angelus / Etiquetas: ,

  1. Intenta imitar a Kubrick.
  2. El papel de Sean Penn es ridículo.
  3. La metafísica de "La delgada línea roja" se exacerba hasta la paranoia.
  4. La historia se hubiera podido contar en media hora.
  5. National Geographic debería demandar al director por plagio.
  6. Es profundamente aburrida.
  7. Lo más divertido es la secuencia de... ¡unos dinosaurios!

Haiku, greguería y microrrelato para un domingo cualquiera

Author: Angelus / Etiquetas:



Años de convivencia no ocultaron el momento de terrible lucidez en el que descubrió que ella era una desconocida. Reconocía sus gestos: la sonrisa abierta, el nervioso movimiento de las manos, la leve inclinación de la espalda en las conversaciones..., pero la imagen que se había forjado de ella se rompió en pedazos, se le escapó entre los dedos como fina arena, en aquella noche de amargo encuentro de amigos. Desde entonces, continúan juntos los tres, pero él desearía que la sombra que le daba cobijo y lo protegía de la intemperie estuviera más presente.


Domingo ausente
entre días sin huella,
terreno yerto.


El domingo espera inútilmente su relevo diario.

Kapuściński, poeta

Author: Angelus / Etiquetas: , , ,



Una faceta poco conocida del periodista y escritor Ryszard Kapuściński, la poesía. Gracias a Abel Murcia, contamos en español con toda la obra poética del polaco. Dejo cuatro muestras, esta vez no las acompaño del original.


in memoriam J. P. 

(fragmento)

y empeñados en proteger los bosques
olvidamos
que mientras quede siquiera un árbol
sobre la superficie de la tierra
la gente morirá asesinada con palos de madera


LA NUBE

La nube
como metáfora
pero también la nube viva
protoanimal movido
en permanente búsqueda
de contorno de forma de geometría
de lugar

y aquí
unos elevan sus rezos para que llegue
otros ruegan vete

siempre bajo la presión de deseos encontrados
víctima de la indecisión humana
de intereses opuestos

de ahí su deambular por el cielo
sus dudas
sobre dónde meterse



Mira cómo se marchita la rosa
está desesperada
aún intenta brillar
aún le gustaría
relucir
abrirse
despertar admiración

pero los pétalos
son ya alas rotas de un colibrí

cada vez más encerrada en sí misma
ni siquiera habla de su antiguo esplendor
se le cae la cabeza
se marchitan los labios
se extingue
toda ella concentrada únicamente en su languidecer



CONVERSACIÓN CON J.

Pregunté
si A. se había suicidado

no se puede llamar así
respondió
fue una despedida

A. se fue alejando poco a poco
la cosa duró cierto tiempo
primero se le vio cada vez menos
fue desapareciendo
perdiendo el contacto

al principio
uno no se fija en esas cosas

un día lo encontré en la calle
aquí
dijo tocándose la cabeza
aquí no tengo nada

se fue
encogido
como metido en un saco

a alguien le dijo
que lo que veía
era cada vez más pequeño
que encogía
después se desintegraba
por esa razón
iba perdiendo todo apoyo

al final
quedaron sólo
unos puntos repartidos por el espacio

giraron un tiempo
en el aire
como copos de nieve
hasta desaparecer

el mundo empezó a rodar
hacia la nada

siguió sus pasos

La poesía de Ángel de Castro

Author: Angelus / Etiquetas: , ,

No seré yo el que lleve la contraria al Premio Nacional de Poesía Juan Carlos Mestre, en su apabullante presentación del primer libro de poesía del vallisoletano Ángel de Castro: "tan lleno de abrazos a la conciencia que yo siento más próxima, la condición humana en su precariedad, en su épica cotidiana, en su diálogo con las voces que la preceden y con las que establece su alianza en el presente. [...] un lenguaje el de tu poesía que forma parte ya de la necesidad crítica del pensamiento poético."

Llaman la atención especialmente en el primer libro de poesía de Ángel de Castro la disposición tipográfica, así como la plena conciencia de la tradición poética a la que el libro pertenece. Letras en resalte en los títulos, sangrías diferentes para los versos, intentos de caligramas... dotan al poemario de singularidad, atractivo y variedad, frente a la aridez de tantos libros de poesía que repelen a posibles lectores por su monotonía; por otro lado, la línea poética de la que es deudora el poeta es la que él mismo reconoce: Antonio Machado, León Felipe y César Vallejo; es ésta una poesía esencialmente comunicativa, voluntariamente prosaica, humanista en el mejor sentido, que pone en el centro de su interés al hombre y su realización personal, atenta a los aconteceres diarios y crítica con las injusticias de nuestro mundo. En este sentido, el blog del autor responde muy bien a las intenciones que esgrime en su poesía.

Ángel de Castro es un buen lector de poesía, como atestiguan los encabezamientos de los poemas: José Emilio Pacheco, Francisco Brines, Emily Dickinson, Darío Jaramillo, Vladimir Holan... No deja de lado la moda de la factura de haikus: "Copos de nieve / caen, donde no nieva, / ¿quién se equivoca?", así como la tradición de las coplas. Uno, sin embargo, echa de menos la musicalidad en los versos, mayor concentración del sentido, eliminación de ciertas expresiones coloquiales y una cierta elevación del lenguaje por encima de lo que muchas veces se convierte en estilo conversacional.

Dejo una bella muestra del tipo de poesía de Ángel que al autor de este blog más le pudiera atraer: poesía breve, de destellos fulminantes, sugeridora.

... DE VUELO CORTO
I
Sigo esperando
la carta que un día llegará.
Traerá dulces sabores de juventud,
amargos momentos compartidos
en desiertos fronterizos,
historias que tocaron
las fibras más sensibles de la memoria
más fiel...
                   Pero qué importa el contenido,
si sigue viva
y aún me reconoce.

Ya es bastante.


"Donde nadie te encuentre". Alicia Giménez Bartlett

Author: Angelus / Etiquetas: , ,

Un Nadal exigente. Alicia Giménez Bartlett ha escrito una novela de altura sobre la posguerra española y los maquis. El texto alterna la narración de las peripecias de una singular pareja hispano-francesa en busca de la legendaria maquis La Pastora por las montañas catalanas, con el monólogo de esta misma haciendo un repaso de su vida. J. Ernesto Ayala-Dip en el suplemento Babelia de El País critica a la autora por haber mezclado dos registros en el texto: la novela policiaca –que tanto éxito le ha dado a la escritora con la serie protagonizada por Petra Delicado- y la novela psicológica, sin que el resultado haya sido satisfactorio. Sin embargo, creo que el crítico yerra: no hay novela policiaca en las aventuras del psiquiatra francés, al que ayuda un singular periodista español, para encontrarse con la maquis y así obtener el deseado perfil psíquico de la criminal; más bien, lo que tenemos aquí es un relato costumbrista,  crítico -pero a veces humorístico-, y polifónico del ambiente miserable, violento y preñado de odio de la posguerra española; ahí aquí sabios ecos de las “Cartas marruecas” de Cadalso, de los "bildungsroman", de los relatos de viajes que transforman a los personajes y que se convierten, más que nada, en indagaciones del ser propio: con la excusa de la búsqueda de la maquis, se produce en los dos protagonistas un reencuentro consigo mismos y un replanteamiento de su actitud vital, que a ambos les obligará a renegar de su vida pasada; sin quererlo, la legendaria maquis, La Pastora, les fuerza a mirarse en el espejo y "autenticar" su vida.

Es cierto que el monológo de la maquis, en el que repasa su vida, es un prodigio narrativo: la autora presta la voz a su personaje –no olvidemos, un ser real, Teresa Pla Meseguer, al que José Calvo Segarra dedicó un estudio, base para la novela- para construir pequeños capítulos que dan cuenta de su tragedia personal -abandono familar por su deficiencia genital-, de su vida en el monte y de su paso a la clandestinidad; todo ello con sabiduría en el análisis del personaje y con acertado decoro estilístico. Por otro lado, la narración en tercera persona en el que se cuentan las peripecias de esa particular y quijotesca pareja es imperfecta, está llena de altibajos y de momentos de incertidumbre narrativa, pero que cobran su significado en el final, cuando el periodista español se desenmascara ante su compañero de viaje, muy a pesar de la opinión negativa del cierre de la novela que hace el menciondo crítico en Babelia.