Jazz en el Central

Author: Angelus / Etiquetas: , , , , ,

Cuatro días de jazz en noviembre: el ciclo que anualmente oferta el Teatro Central sevillano y que suele ser de lo mejorcito que programa el recinto a lo largo del año (por ahí desfilaron, en su momento, Kurt Elling, Charles Lloyd, Bobo Stenson o Charlie Haden), nos deparó para esta ocasión la presencia de grandes figuras del jazz y demasiados espectáculos de fusión flamenca, que pasamos a revisar.

David Liebman y Dani de Morón



La actuación conjunta del saxofonista y docente David Liebman y el grupo del guitarrista flamenco Dani de Morón fue una iniciativa del propio Teatro Central y el Instituto Andaluz de Flamanco, que juntaron a  ambos durante días para que ensayasen y ofreciesen un recital de obras de Ramón Montoya y Fernando Vilches, al que se sumó alguna otra pieza jazzística, de John Coltrane por ejemplo. Fue un homenaje flamenco a esos dos autores que se hizo con respeto por las dos tradiciones musicales, sin que ninguna de las dos se impusiera a la otra. El saxo americano, pese a tocar sentado por problemas motrices, estuvo a la altura e, incluso diría, por encima de sus compañeros. Sólo lamentar las intervenciones del percusionista Guillermo McGill, que cortaban el fluir de las piezas y pedía más aplausos, innecesarios, para los músicos.

Brad Mehldau y Joshua Redman



El pianista Brad Mehldau y el saxo Joshua Redman son ya dos grandes estrellas de la escena del jazz, en el caso del primero además, su música ya ha rebasado ampliamente ese marco musical para entrar en lo clásico o el minimalismo. Tienen algún álbum en conjunto y sobrada experiencia tocando como pareja. El acoplamiento de ambos instrumentistas, sin sección rítmica, prometía esfuerzos en la audición, sin embargo, resultó más accesible de lo esperado: fue un recital elegante, con dos maestros en sus respectivos instrumentos y que versionearon a artistas ajenos al jazz, como Nirvana. Otros, si embargo, critican con mordacidad el evento (¿qué esperaban, fuegos artificiales?).

Dave Holland y Pepe Habichuela



El último espectáculo al que acudimos (el primero, de Sindicato Ornette y Ken Vandermark, no nos llamaba la atención) fue el más curioso de los tres. El contrabajista Dave Holland y el maestro Pepe Habichuela han dado muestras de buena conexión mutua en el disco "Hands", en el que Holland realiza, con el aplauso de la crítica, una inmersión en el mundo del flamenco. Sin embargo, la actuación poco tuvo que ver con el jazz, a pesar de un solo que se marcó Holland, y sí mucho con un tablao flamenco; sin negar el virtuosismo de Habichuela, las interjecciones y jaleos de los acompañantes a la percusión y hasta del público (¿la presencia del bailaor Farruquito y compaña haciendo coros fue un espejismo mío?), dieron a la sesión un toque primitivo para el que no estábamos preparados y que nos alejó del clima que se creó y de los bises de los que huimos.

0 comentarios: