Haiku, greguería y microrrelato para un domingo cualquiera

Author: Hutch / Etiquetas:



Años de convivencia no ocultaron el momento de terrible lucidez en el que descubrió que ella era una desconocida. Reconocía sus gestos: la sonrisa abierta, el nervioso movimiento de las manos, la leve inclinación de la espalda en las conversaciones..., pero la imagen que se había forjado de ella se rompió en pedazos, se le escapó entre los dedos como fina arena, en aquella noche de amargo encuentro de amigos. Desde entonces, continúan juntos los tres, pero él desearía que la sombra que le daba cobijo y lo protegía de la intemperie estuviera más presente.


Domingo ausente
entre días sin huella,
terreno yerto.


El domingo espera inútilmente su relevo diario.

2 comentarios:

Licantropunk dijo...

Días sin huella, Billy Wilder: lo mejor para un domingo cualquiera, Oliver Stone.
Buenoooo, se nota que es lunes... al sol, Fernando León de Aranoa.
Muy bueno tu relato, me hizo pensar pero ¡ya ves el pésimo resultado!
Saludos.

Angelus dijo...

Licantropunk, buenas asociaciones. En la película del "polaco" Wilder estaba pensando cuando pergeñé el haiku. La de Stone, la desconocía. Saludos.