"El arte del asesino". Mari Jungstedt

Author: Angelus / Etiquetas: , ,


Stieg Larsson, Åsa Larsson, Henning Mankell, Camilla Läckberg, Mari Jungstedt... El género negro promete convertirse en la industria sueca más rentable tras Ikea. ¿En qué lugar situar a la autora del relato de la presente reseña? Pues, sin duda, en el furgón de cola: la modernidad de S. Larsson, la prosa sugestiva y envolvente de Å. Larsson, la sabiduría narrativa y de caracterización de personajes del maestro Mankell..., poco favorable, sin embargo, que decir de las dos últimas escritoras.

La novela es ya la cuarta entrega de una serie protagonizada por el comisario Anders Knutas y el periodista Johan Berg. Con el trasfondo del mundo del arte, la autora ha reunido no pocos elementos que pretenden dar morbo y carnaza a la historia: homosexualidad -declarada o reprimida-, tráfico ilegal de cuadros, adulterios, paternidades cuestionables, adopciones escandalosas, prostitución masculina, alcoholismo, drogadicción, incestos ignorados, asesinatos rituales, psicopatías, decadentismo... Todo ello envuelto en una prosa fácil, capítulos breves y una narración que se desenvuelve, fundamentalmente, en tres planos que se van alternando: la comisaría donde se investigan los crímenes, las andanzas del periodista antes citado y las vicisitudes, sobre todo anímicas, del asesino. Las rencillas laborales en la comisaría y la historia sentimental del periodista pretenden ofrecer un contrapunto "light" a la narración de la investigación. Que un comisario y un periodista formen una pareja de investigadores en una serie de novela negra puede funcionar en un primer momento, pero en esta cuarta entrega la relación está muy traída por los pelos; además, la historia sentimental de éste roza la cursilería de las peores novelas sentimentales.

Quien quiera ahorrarse la lectura de la novela no tiene más que echar un vistazo a la solapa de la contracubierta, donde a excepción del nombre del asesino se cuenta casi todo: ¿a quién de la editorial se le ha ocurrido escribir sobre el asesinato de uno de los personajes principales, con nombre y apellido, que no sucede hasta la última parte del texto? Lo mismo se puede decir de los problemas familiares del periodista en relación al asesino, que ya forman parte directamente de los últimos capítulos.

En definitiva, una lectura de sala de espera. Truculencias arteramente dispuestas para buscar un lector poco exigente de la moda de la novela negra.

3 comentarios:

Licantropunk dijo...

Un poco cansino, sí. Por mi parte estoy deseando hincarle el diente a una hard boiled de las de toda la vida. Recuerdo que una vez hablamos de "Aurora boreal", que me iba a poner a leerla y ya te contaría. Pues te cuento que no, lamentablemente. Nitcsh! No tengo suerte con los suecos. Ninguna.
Saludos.

Xoán González dijo...

Yo prefiero esperar a la película... me resultan así más digeribles este tipo de historias (sí, lo sé, sé lo que piensas... lo siento...)

Angelus dijo...

Licantropunk, sí, cansino el tema de la novela negra, pero, de vez en cuando hay gratas sorpresas, como la de Asa Larsson. Dices no tener suerte con los suecos, ¿y con las suecas? Saludos.

Xoán González, es adelantar mucho los acontecimientos la presunción de una película sobre la novela. Ya sabes lo que te podría decir: son artes diferentes, uno más accesible y comodón que el otro. Abrazos.