"La gata sobre el tejado de zinc caliente" en Sevilla

Author: Hutch / Etiquetas: , , ,


Àlex Rigola, en su despedida de la dirección del Teatre Lliure, pone sobre el escenario una acertada versión de la obra de Tennessee Williams: precisa, simbólica y atractiva decoración, reducción de personajes a los esenciales, contrapunto musical en directo con un pianista, decadencia de una familia centrada en el conflicto de las relaciones personales y de las palabras no dichas, colosal interpretación de Andreu Benito en el papel del patriarca (curiosamente, su dicción es calcada a la del doblador en la película de Richard Brooks).

Como a uno le gusta poner pegas: innecesarios desnudos, sentida interpretación de la "gata" Chantal Aimée -aunque el espectador no puede escapar al magnetismo y sensualidad de la imagen en la gran pantalla de Liz Taylor-, exceso de dramatismo en la interpretación de Joan Carreras como Brick.

El teatro me produce un efecto distanciador, sin embargo, cuando la obra está bien concebida y los precios de las entradas son tan económicos como los que ofrece el Teatro Central, uno sale del espectáculo con el ánimo reconfortado.

3 comentarios:

Suntzu dijo...

Vi la peli hace dos semanas. No pude evitarlo. Qué gustazo ver a esos dos (y qué pena que ya no estén). Me enteré de la representación de esta obra por la prensa y pensé ir a verla, pero al final, nada. Me alegro de que hayas salido satisfecho del teatro. A veces, por desgracia, y más con estas obras, sale uno para el arrastre.
Saludos.

Xoán González dijo...

Uno no puede dejar de acordarse de Elizabeth Taylor... a ver si tengo ocasión de asistir a esta versión teatral. Un abrazo!!!

Angelus dijo...

Suntzu, una lástima que no asistieras a la representación: la obra merecía la pena y así hubiéramos coincidido. Saludos.

Xoán González, ése es el gran problema de la versión: la imagen mental de la Taylor, que la actriz española no hace olvidar. Abrazos.