Charles Lloyd. El hombre tranquilo

Author: Hutch / Etiquetas: , , ,


El saxofonista de jazz Charles Lloyd actuó ayer, día 13 de noviembre, en el Teatro Central de Sevilla; hoy se presenta en Granada. Un hombre peculiar éste: durante casi toda la década de los 70 permaneció semirretirado del "mundanal ruido" en una particular búsqueda espiritual en las montañas californianas; él, que había maravillado en el Monterey Pop Festival de 1966, dejando testimonio con el álbum "Forest Flower: Charles Lloyd at Monterey" -uno de los primeros álbumes de jazz millonario en ventas-; él, que se había codeado con los grandes artistas de rock en San Francisco, que llegó incluso a tocar en la Unión Soviética y que inspiró al propio Miles Davis para la creación del disco seminal "Bitches Brew". A pesar de todo esto, se embarcó en un largo viaje interior del que emergió momentáneamente en los 80 acompañando al pianista Michel Petrucciani; mucho antes, en los 60, había emprendido el camino del "avant-garde jazz" con Ornette Coleman o colaborado con "grandes" como Julian "Cannonball" Adderley o Keith Jarret, éste en un cuarteto con Lloyd al frente.

También en formato de cuarteto, Charles Lloyd New Quartet, el saxofonista de setenta y dos años se presentó esta vez en el Central -con el aforo completo- para meterse al público en el bolsillo, y esto de principio a fin de sus casi dos horas de concierto. Comenzó el recital con tres baladas exquisitamente interpretadas, sin embargo, cuando ya pensábamos que el concierto se iba a mover en esa gama de paz y espiritualidad que respira su último disco, Mirror, poco a poco el concierto fue ganando ritmo e interacción entre los músicos, fue preñándose de magníficos solos y guiños al público. Todas las canciones, pocas por el largo desarrollo a las que se las sometía, empezaban con el protagonismo del saxo, para luego dejar al piano la tutela del cuarteto y concluir nuevamente con el saxo. LLoyd  se movía con cierta dificultad en el escenario, sin embargo, con el instrumento en la mano mostraba destreza y entrega; su saxo se deslizaba por las canciones con suavidad y sabiduría, aglomerando todo el sonido del grupo. Una formación en la que destaca el pianista, Jason Moran, quien se compenetra muy bien con el líder para crear una música que produce la hipnótica sensación del encantador de serpientes en un difícil equilibrio de movimientos. Los solos del batería, Eric Harland, fueron contundentes y el contrabajo de Reuben Rogers fue ganando confianza con el desarrollo del concierto.

La música de Lloyd envuelve con serenidad al oyente, creando una mágica atmósfera mística; una serenidad que puede que alcanzara en sus largos años de retiro. Eché en falta, sin embargo, esa maravillosa versión de la canción de Silvio Rodríguez, "Rabo de  nube", que da título a su penúltimo disco.

6 comentarios:

Licantropunk dijo...

Esa versión que nos dejas es una joya. Habrá que conseguir escuchar a este hombre tranquilo.
Saludos.

Marcos Callau dijo...

No lo conocía pero me ha entusiasmado. El saxofón es mi sonido preferido. No puedo contar las noches en las que escucho a Cannonball Adderley o a Coltrane. Un hallazgo.

¡Ahí te han "dao"! dijo...

"Si me dijeras, pide un deseo..."
Saludos

ÁNGEL DE CASTRO GUTIÉRREZ dijo...

Gracias Angelus por este regalo para los sentidos.
Saludos cordiales

Suntzu dijo...

Una entrada de esas que reflejan pasiones. Me alegro de que disfrutaras tanto el concierto. Y de parte de un amigo común: "¿Cuándo canta la negra gorda?"

Saludos.

Angelus dijo...

Licantropunk, sí, la versión es magnífica, en mi opinión, superior al original, a pesar de la diversidad de estilos; debo reconocer que Silvio no me entusiasma. Saludos.

Marcos Callau, pues me alegro que te lo haya dado a conocer. Con posterioridad a la redacción de la entrada, me encuentro con dos reseñas del concierto (dispares) que incluyo aquí para enriquecer la visión del mismo. Saludos:

http://www.diariodesevilla.es/article/ocio/836010/lloyd/y/los/suyos/reescriben/jazz.html

http://davidgonzalezlira.blogspot.com/2010/11/charles-lloyd-new-quartet-sevilla.html

¡Ahí te han "dao"!, "Preferiría un rabo de nube,un torbellino en el suelo y una gran ira que sube." Saludos.

Ángel de Castro, me alegra compartir contigo buenos momentos musicales. Saludos.

Suntzu, pasión no es, quizás, la palabra que mejor define el concierto; me quedaría con otras: magnetismo, sutileza y esa SERENIDAD que repito en la entrada. Saludos.