"Cualquiera tiempo pasado..." (II)

Author: Hutch / Etiquetas: ,

Volverán los alumnos estudiosos
Garcilaso contigo a estudiar
y en tanto que les ayudas con métrica
pronto lo entenderán.

Pero aquellos que al sueño renunciaban
sonetos y liras a contemplar
que aprendieron Collige, virgo, rosas...
ésos... ¡no volverán!

Volverán largas horas de las clases
entre Cervantes y Lorca a pasar
y en un lugar de España con la luna
un niño bailará.

Pero aquellas que juntos intentábamos
nadires de sintaxis traspasar
y cantábamos todos Soy minero
ésas... ¡no volverán!

Volverán del respeto en tus oídos
las palabras amables a sonar,
tu corazón, allá, en Valladolid
tal vez despertará.

Pero mudos y absortos y entregados
como los mansos a su mayoral,
como te hemos querido.... desengáñate,
así... ¡no te querrán!

Alumnos de 4º de la Sección Bilingüe del Liceo "Miguel de Cervantes" de Varsovia (Polonia), promoción 1999-2004

11 comentarios:

ÁNGEL DE CASTRO GUTIÉRREZ dijo...

Enhorabuena por ese parto poético de unos alumnos con chispa y vis poética y que trasluce la labor de un profesor con senbilidad y dotes pedagógicas.

Anónimo dijo...

ay, como pasa el tiempo, no? aunque no he sido de las mas aplicadas alumnas tuyas pero aun así muchas cosas se me quedaron en la memoria :-)

Saludos desde Compostela, si pasas algun dia por las tierras gallegas avisa, parece que estaré por aqui unos años más...así que hasta pronto!

Marta

¡Ahí te han "dao"! dijo...

Lo que yo te diga, amigo: "deseo poco y lo poco que deseo lo deseo poco".
Saludos.

Anónimo dijo...

Bueno, bueno, bueno.... ¡qué empacho cultural llevo hoy...! Toda la tarde viendo las entradas antiguas, desde aquella en que Lorenzo Silva visitó tu colegio...¡con comentarios y enlaces externos incluidos...! No me lo creo ni yo: Javier Marías, cine, violencia palestino-israelí, el gran Dylan, "sodomización verbal" por parte de los inspectores, música de Chopin, nuevamente el ex-"hombre tranquilo" de la COPE, tu vida en 8 películas (¡guau!, ¡Bud Spencer y Terence Hill!; ¡qué recuerdos!), 100 entradas en tu blog (¡¡Felicidades!!), tristísima entrada canina a pesar de la bonita foto (también con cierta connotación triste),música en directo, de nuevo preciosa foto de Eli con ese poema de la "tierruca" (¡cómo me gustaría saber escribir así para dedicar un poema también a mi querido pueblo!)...y si yo siento nostalgia de él, teniéndole a mi lado... ¡que no sentirás tú, en Sevilla exiliado...! (je, je... esto más que empacho va a ser embriaguez....), y ya, para remate, más nostalgia con este poema de tus ex-alumnos polacos.

Me alegra ver qué sigues ahí tan prolífero como siempre, pero permíteme una opinión: ¿No hay en la literatura, en la poesía, en la música, en el cine, en la fotografía, en el teatro... nada qué levante el ánimo? Después de ver todas esas entradas de una sentada me quedo un poco apagado, con la sensación de que falta un poco de humor, algo que alegre y ...¿que te alegre...?; Hombre, mi especialidad no son los chistes, pero seguro que en Sevilla les cuentan muy bien....

Ahora que volvemos a la rutina, y que he encendido el ordenador de nuevo, espero que nos "veamos" más a menudo.
Un abrazo.

Angelus dijo...

Ángel De Castro, gracias por tus palabras. De esos partos poéticos tengo bastantes más ejemplos guardados que alguna vez colgaré por aquí. Saludos.

Marta, me alegra ver que sigues el blog. A ver si alguna vez nos vemos en Galicia, un sitio que me encanta. Todos estáis en mi corazón, los más y los menos aplicados. Un abrazo.

Rafael C. Santizo, en mí todavía se produce el choque cernudiano entre la realidad y el deseo. Saludos.

Anónimo, espero que hayas hecho ya la digestión del atraco bloguero; es lo que pasa cuando uno posterga las cosas "buenas" y se da el atracón saciador en poco tiempo. En todo caso, ya sabes que tu venida por aquí siempre es bienvenida. ¿Tristes mis entradas? Quizás, es una cuestión de carácter, puede que refleje en el blog mi manera melancólica y nostálgica de ser; además, mi profesión no me da muchas alegrías. Aun así, recomiendo ese libro que reseño, "Burlando a la Parca", divertida y entretenida lectura. Ya sabes, lo "bueno" en raciones pequeñas. Un fuerte abrazo.

Licantropunk dijo...

Je, je, qué graciosos. ¿Una llorina al leerla? ¿Ein?
Saludos.

¡Ahí te han "dao"! dijo...

No es cuestión de anular el deseo, ni de conformarse, ni de sumisión ante lo evidente; es cuestión de aceptar y asumir la realidad aunque tratemos de modificarla; el deseo en su justa medida. A mayor deseo, mayor frustración y a mayor frustación mayor infelicidad. El límite del deseo, de la frustación y de la felicidad lo pone cada uno hasta encontrar el punto de felicidad, derecho inalienable de todo ser humano (o humana).
Saludos.

Suntzu dijo...

Me gusta mucho la tercera estrofa. Desde luego, alumnos así, no volverán. A otros, ni siquiera nos llegan.

Saludos.

Angelus dijo...

Licantropunk, lágrimas no se me escapan, sino una sonrisa cómplice de buenos recuerdos. Saludos.

¡Ahí te han "dao"!, esa visión de la existencia recuerda un poco a la de Andrés Hurtado en "El árbol de la ciencia" (Schopenhauer y la ataraxia vital). Saludos.

Suntzu, en mi caso, llegaron para hacerme más difícil enfrentarme ahora con los actuales; es duro recorrer un camino de lo bueno a lo malo. Saludos.

¡Ahí te han "dao"! dijo...

Andrés Hurtado vincula el deseo con el conocimiento: a más conocimiento, menor deseo. La ataraxia está vinculada al conformismo y yo me centro más en la aceptación y en la adaptación, que no es lo mismo. La direncia estriba en que mi actitud no impide tratar de cambiar la realidad mientras que en los existencialistas (a direrencia de los epicúreos, adalides de la ataraxia) no es así. La prueba está en que el final de Andrés tiene que ver con su inadaptación y consecuentemente con su falta de inteligencia.
Saludos.

Angelus dijo...

¡Ahí te han "dao"!, acepto tu réplica; sin embargo, en el comentario previo yo decía que "recuerda un poco" y lo sigo manteniendo. Además, se trataba de vincular tus palabras a la literatura, hacia un personaje y una filosofía que me fascinaron cuando era adolescente y en el que sigo pensando a menudo; y esa intención mía, felizmente, se ha cumplido con tu posterior comentario. Saludos.