ARTÍCULOS EN GAZETA20 (III). "Sonetos", William Shakespeare

Author: Hutch / Etiquetas: , , ,


Con la poesía en lengua extranjera nos topamos con un grave inconveniente, la traducción. Son varios los frentes que debe abordar el traductor: la connotación de las palabras, el lenguaje de la época, el cómputo silábico, la distribución de los acentos, la rima... Demasiados problemas como para salir indemne de la empresa. En cualquier caso, como se puede deducir, la labor del traductor es la del recreador del texto, intermediario fatal entre el autor original y el lector, “versionador” del poema -se podría decir-, pero si no se domina la lengua originaria, es el único camino posible para acceder a la obra en cuestión. Antonio Rivero Taravillo, en esta edición de la sevillana Renacimiento, ha tomado las siguientes decisiones: no traducir alguna palabra polisémica y jergal por su imposible equivalencia en español, mantener un ritmo acentual, elegir el endecasílabo como verso apropiado para la época y eliminar las rimas de los poemas. Estos elementos los abordaré después, adelanto, ahora, que el resultado es cuestionable, aunque digno de elogio, de hecho fue finalista en 2005 del Premio Nacional de Traducción.

Los sonetos de Shakespeare han dado pie a sabrosas, y estériles, elucubraciones en torno a los destinatarios de sus poemas. Un corpus importante de los mismos va dirigido a un “amigo” al que declara abiertamente el amor, aunque sin subrayado sexual; la brecha homoerótica se abre para buscar a ese receptor e indagar en la tendencia sexual del autor. Otro núcleo temático, más reducido, se dirige a la amada, incidiendo, sí aquí, en el aspecto físico de ese amor. No es de mi interés bucear en los documentos de la época para encontrar a esos “amantes” ni conjeturar sobre las inclinaciones de Shakespeare, sino centrarme en el aspecto formal y semántico de este número importante de poemas, 154.

Las quejas amorosas, el paso del tiempo, la perdurabilidad de la belleza a través de la descendencia, los juegos de palabras y contrastes barrocos, son constantes de estos sonetos y característicos temática y estilísticamente de la época. Sin embargo, se observa una excesiva reiteración en estos contenidos, convirtiéndose algunos poemas en meras variaciones de otros. En la vertiente formal, lo que llama la atención para un lector de poesía hispana es la variante de los sonetos ingleses: terminada en un pareado final y sin tercetos, impide el desarrollo evolutivo temático que ofrece el soneto clásico, sin embargo refuerza la posibilidad de un cierre contundente al poema. El principal pero que le achaco a la traducción es la no presencia de rima; Taravillo justifica el endecasílabo porque es lo que un lector de poesía esperaría para la época, pero contraviene ese argumento cuando defiende la ausencia de rima alegando que un lector actual prefiere ritmos menos marcados. ¿En qué quedamos? ¿Nos ajustamos a criterios sincrónicos o no? En este sentido, el traductor experimenta con un poema rimado, XVIII, que considero el mejor desde el punto de vista formal y es lo que yo esperaría de un poema barroco.

Hay sonetos magníficos con versos espléndidos: CXVI, LXV, CIX (“A este vasto universo llamo nada; / menos a ti, mi rosa, que eres todo”)..., pero alabarlos hasta la saciedad lo considero puro esnobismo; como genio poético barroco, prefiero al gran Lope de Vega: variado, accesible y... en original español.

6 comentarios:

Licantropunk dijo...

La tarea del traductor ya me parece complicado cuando se trata de prosa, pero si es poesía me parece una tarea titánica. Y claro: ¿cómo va a ser poesía antigua si no rima?
Saludos.

giLiXiTa dijo...

Hola!!

Permíteme presentarme soy Gillian administradora de un par de webs, visité tu portal y está interesante, tienes temas muy buenos y el diseño me gusta. me encantaría poner un link de tu web en mis sitios y así mis visitas puedan visitarlo también. si estás de acuerdo no dudes en escribirme

Éxitos con tu blog.

Gillian Silva
gilixitana@hotmail.com

Xoán González dijo...

Angelus... resulta asombroso seguirte... maravillas... gracias... Deja que Gillian te lleve a su huerto cibernético, anda!

Angelus dijo...

Licantropunk, en efecto, nada como la rima para la poesía de época. No puedo ser objetivo con los traductores: veo a diario su esfuerzo. Saludos.

giLiXiTa, encantado de que pongas mi enlace en tus páginas. Gracias y saludos.

Xoán González, esta vez no te has caracterizado por la elocuencia... El que estoy asombrado de tu última apreciación soy yo. Un abrazo.

Suntzu dijo...

Gracias por el enlace, Angelus, aunque tu entrada deja la mía en pañales :). Muy buena, en serio.
Saludos.

Angelus dijo...

Suntzu, gracias a ti. Cada entrada tiene sus propios méritos. Saludos.