45 años rodando por la carretera

Author: Angelus / Etiquetas: ,


Hoy, 15 de junio, se cumplen 45 años de la grabación de "Like a Rolling Stone" de Bob Dylan. La revista Rolling Stone la ha eligido hace poco como la mejor canción de todos los tiempos; estos maximalismos son discutibles (es dudoso incluso que sea la mejor de Dylan), pero es necesario afirmar que esta canción significó el punto de no retorno en la trayectoria musical del genio de Duluth, Minnesota.

El mito naif del folk-singer que cultivó Dylan durante la primera mitad de los sesenta empezó a resquebrajarse hacia 1964 cuando publicó un disco de título tan significativo como "Another side of Bob Dylan"; la brecha con los puristas del folk estaba abierta. Sin embargo, la electrificación se hizo total un año más tarde con "Higway 61 revisited": este álbum fue el culmen del rock dylaniano; con posterioridad, inició un camino de asimilación del country que alcanzaría su cumbre en "Nashville skyline". Ulteriores intentos de dotar a su música de mordiente rockera con los fichajes de Mark Knopfler, Tom Petty, Jerry Garcia de Grateful Dead..., no alcanzaron ni por asomo el poderío rockero y transgresor de este disco ni de los directos de esos años con The Band.

El nombre de la canción proviene del dicho "A rolling stone gathers no moss", que Dylan tomó de una canción de Hank Williams, "Lost Highway". Ese canto rodado, esa bala perdida a la que se dirige el cantante para interrogarla sobre su forma de vida, seguramente también se relaciona con el "Rollin´ Stone" de Muddy Waters. La participación en la grabación de la guitarra "bluesera" de Mike Bloomfield y del órgano de ese genio multiinstrumentista llamado Al Kooper tuvieron mucho que ver en el éxito de la creación de un himno generacional. En todo caso, algo sucedió en el estudio para dar con la tecla exacta para esta canción: Dylan no suele malgastar el tiempo en las grabaciones de sus discos, pero con esta canción necesitó bastante para plasmar en música lo que rondaba por su cabeza. Las versiones en directo no han logrado dar con el clima musical de la de estudio, quizás la que más se haya aproximado sea la de 1966 en Manchester con The Band.

Una canción obsesiva, apabullante en su acompañamiento musical y que será por siempre el testamento de Bob Dylan.

2 comentarios:

Licantropunk dijo...

El viejo Bob, incombustible. Pues sí, decir que sea la mejor de Dylan es atrevido: hay como 20 canciones que son la mejor de Dylan: es lo que tienen los genios. Y hablando de testamento, a ver si le dan de una vez el Nobel: se pasa el arroz.
Saludos.

Suntzu dijo...

Angelus, menuda entrada; qué repaso le has dado. Y a mí que no me acaba de gustar este hombre... Aunque reconozco que solo he escuchado (y sin prestar mucha atención, de hecho) canciones sueltas.

No sé, tendré que ponerme un día tranquila, porque si es adorado y venerado por tantísima gente, por algo será.
Saludos.