ARTÍCULOS EN GAZETA20 (II). "Deseo de ser punk", Belén Gopegui

Author: Angelus / Etiquetas: , , ,


Un Iggy Pop adulto y sonriente mira al lector desde la portada del libro. El padrino del punk exhibe cuerpo con una camiseta de tirantes y apoya la mano en el mentón, en gesto de simpatía y complicidad. Es una buena foto para caracterizar la última novela de Belén Gopegui: la agresividad del punk, metida en cintura, al alcance de la mano de la joven protagonista del libro y del inocente lector que crea en el poder redentor de la música.

La novela es, ante todo, un canto de alabanza a un determinado tipo de canciones juveniles, aquellas que desprenden rebeldía, agresividad, inconformismo –tanto en letra como en música-, aquellas que pueden ser escuchadas a máximo volumen y provocan en el oyente un cortocircuito emocional, un éxtasis colectivo si la audición no es sólo individual. Así, desfilan por el libro los nombres de Alice Cooper, AC/DC, Johnny Cash, Iggy Pop y muchos más, como motivo recurrente que inspiran a la protagonista en su actitud de enfrentamiento al mundo adulto y en sus quiméricas reivindicaciones.

Belén Gopegui articula su novela en un monólogo narrativo -salpicado con diálogos- de la protagonista, Martina, en forma de diario escrito en un cuaderno y dirigido a un receptor determinado. El punto de partida de la escritura de la chica, de dieciséis años, es la muerte por cirrosis del padre de su mejor amiga: un ser entregado en cuerpo y alma a los demás y que tuvo la clarividencia en el momento oportuno de ofrecer a Martina su comprensión. A partir de ahí, la adolescente cuenta sus desavenencias familiares, los tropiezos escolares y las tímidas aventuras amorosas (incluida una relación rayana en lo lésbico con Vera, su mejor amiga). Martina está en desacuerdo con el mundo adulto, y es esa muerte la que la catapulta para mostrar este sentimiento a través del diario, de la música y del suicida intento radiofónico de buscar una solución para la juventud que no encuentra lugares “free” en los que reunirse y dar rienda suelta a sus inquietudes.

El problema principal de la novela, a mi juicio, es la inverosimilitud del monólogo que pone en pie la autora. A pesar de intercalar giros coloquiales, interjecciones y expresiones jergales –no en exceso, es verdad, y se agradece-, es la psique de la protagonista la que no cuaja y ello principalmente por incluir trozos de vida real; es decir, el pacto narrativo consiste en aceptar como válido las reflexiones “elevadas” de la adolescente, que sí tienen vía de licitud en el marco de un monólogo puro, pero no cuando se mezclan con diálogos o segmentos narrativos más o menos reales o con esas expresiones antes citadas.

Aun así, es una lectura agradable, amena en ciertos momentos, que pone en pie valientemente el personaje de una chica rebelde en el contexto de una juventud adocenada y "atarugada". Los referentes musicales son de agradecer, aunque más de uno echará en falta algún que otro nombre de aquellos cantantes que ponen toda su alma radical en las canciones.

Belén Gopegui: Deseo de ser punk. Anagrama. Barcelona. 2009.

5 comentarios:

Suntzu dijo...

Una pregunta: ¿lo recomendarías para alumnos de 15, 16 años? No es para ponerlo como lectura obligatoria, pero tengo unas chicas bastante interesadas en que les recomiende libros y no sé si podría sugerirles este título. Yo no sé si lo leeré, porque no me ha convencido demasiado. Y, además, tengo deberes de lectura de T.
Por cierto, una vez más, se confirma mi escasa (por no decir nula) cultura musical. A AC/DC (vienen a Sevilla, por cierto), los conozco, pero al resto... ¡Ah, sí! A Iggy Pop por su internacional fama de feo(que no me lo parece tanto). ¡Ay!
Pero bueno, ya he escuchado algo de London Clash. Y me ha gustado bastante, por cierto.
Saludos.

Vivian dijo...

Igual es equivocada la conclusión a la que llego, pero tras leerte me dio la sensación de que es un libro de lectura destinado a adolescentes, no sé.

Por otra parte el tema de la cultura punk, la música y estética, nunca ha despertado mi interés ni para bien ni para mal.

Saludos

Angelus dijo...

Suntzu, no estaría mal para lectores jóvenes con inquietudes, aunque no es una novela juvenil; se trata de un largo monólogo, eso sí narrativo, que echaría lejos a los lectores más jóvenes. The Clash eran de largo el mejor grupo de punk. Saludos.

Vivian, te repito lo dicho a Suntzu: no es una novela juvenil. El punto de vista narrativo exige un esfuerzo adulto. En el punk hay grupos y canciones interesantes y creo que supuso un aire fresco para la adocenada música de fines de los 70. Saludos.

Licantropunk dijo...

De esta escritora no he leído nada y su nombre lo conozco de siempre. ¿Crees que este "Deseo de ser punk" será buena excusa para acercarme a su obra? Claro que, si como dices, se va echar de menos cierto nombre, lo mismo no merece la pena ¿no? Ja, ja.
Punk is dead, me temo. Y bien dead.
Saludos.

Angelus dijo...

Esperaba que LicantroPUNK comentara esta entrada. La verdad es que no he leído más obras de Belén Gopegui, aunque goza de prestigio crítico. La novela merece la pena, aunque no se puede esperar de ella que se amolde a nuestros gustos musicales. En cuanto al punk, estoy de acuerdo, está muerto, pero su herencia fue duradera y sana. Saludos.