MÚSICA DE PASCUA

Author: Hutch / Etiquetas: , ,

No quiero entrar a valorar lo que estas celebraciones, igual que las Navidades, tienen de espiritualidad o de fetichismo. Pero para espiritual, la cantante canadiense Loreena Mckennit, que lleva  a cabo una versión insuperable de un texto insuperable: "Noche oscura del alma" de San Juan de la Cruz. El éxtasis místico está conseguido por medio de un respeto casi milagroso del texto original, al que por necesidades rítmicas se le añade un estribillo, la quinta estrofa, la estrofa mística por antonomasia de la poesía española. La voz etérea de Loreena, la ambientación celta con el violín y el arpa se conjuntan para alcanzar lo inefable: la unión carnal-divina. Una gozada espiritual.

11 comentarios:

Suntzu dijo...

Desde luego, es impresionante. Muy buena elección para estas fechas.
Saludos.

Angelus dijo...

Suntzu, me alegro de que te haya gustado; la suelo poner en Bachillerato, en Polonia se creaba en clase un ambiente especial con esta audición. Saludos.

Suntzu dijo...

En Polonia, ¿no? Aquí no me veo yo escuchando esto tranquilamente...
Yo terminé el trimestre con Camarón y Lorca y parece que les gustó. Ahora, si les pongo esto, me cuelgan. Qué pena.

Licantropunk dijo...

Muchas vueltas le di a ese disco: una TDK grabada en realidad: eran años de vivir con lo puesto. También escuché mucho otro álbum llamado "The Visit" que tenía una versión de "Greensleeves" que es la que usó Ricardo Franco en "Después de tantos años". Pero de esa cantante, una de las habituales del programa de radio 3 de Ramón Trecet (qué siestas), perdí la pista: después de tantos años.
Saludos.

ÁNGEL DE CASTRO GUTIÉRREZ dijo...

Conocía la canción a través de un vídeo y que yo he utilizado como fondo musical para mis cosillas, pero no sabía de quién era y os lo agradezco. Es verdad que es impresionante como dice Suntzu. Mil gracias por sacarme de mi ignorancia y saludos cordiales.

Angelus dijo...

Licantropunk, pues sí, es una cantante y una canción adecuadas para la música que ponía (o pone) Ramón Trecet en su programa; hace mucho que no escucho la radio en ese horario, ignoro si continúa con él. También recuerdo un programa de madrugada en R3 con música y textos alternativos, que me gustaría que alguien me dijera el nombre del locutor y del programa; después de tantos años... Saludos.

Ángel de Castro Gutiérrez, ¡bienvenido al blog! Me alegro de que la entrada haya servido para reconocer a la intérprete. Gracias por el comentario y nos seguimos leyendo. Saludos.

Xoán González dijo...

A mí me sigue impresionando el interpelador silencio de la semana santa zamorana o el conmovedor sonido de los cascos de los caballos qeu acompaña al "Pregón de las siete palabras" de Valladolid... pero, efectimante, si tu referente es la Semana Santa sevillana, Lorena resulta muy pero que muy adecuada...

Angelus dijo...

Xoán González, esta vez disiento. La música de exaltada, pero, a la vez, contenida elevación espiritual de Loreena va bien con la sobriedad de nuestra Semana Santa; en Sevilla hay una procesión "ascética": la de la Hermandad de "El silencio". Abrazos.

Suntzu dijo...

Debo decir que a pesar de que la imagen que se vende de la Semana Santa sevillana es de pachanga y jarana, hay muchas procesiones que son vistas en un respetuoso silencio. Lo que pasa es que luego lo que sale en el telediario es el "Macarena, ¡guapa!" o la Esperanza de Triana, que reocnozco que es un desfase. Pero por aquí también se vive la mayoría de las procesiones con recogimiento. Aclaración hecha :)
Conste que el comentario está hecho como una aclaración, no pretendo llevar la contraria a nadie.
Saludos.

Anónimo dijo...

Me ha gustado especialmente esta entrada. Incluso me he molestado en buscar el texto original en castellano y lo he encontrado junto con los comentarios de alguien llamado Rafael Roldán Sánchez que me ha hecho recordar muchas de las cosas que en su momento estudiamos con Angel G. Aller (no es la primera vez que aparece en tu blog alguna mención a él. Seguro que sería uno de tus seguidores asiduos).
Un abrazo

Angelus dijo...

Anónimo, me alegra que te haya gustado el "post". No era necesario que hubieras buscado el poema original, estaba en uno de los enlaces que había en el texto, sólo era pinchar en él. Ángel García Aller seguro que tendría su propio blog literario y, más bien, me lo imagino siguiéndole yo a él, no al revés. El discípulo aprendió del maestro. Abrazos.