Miguel Hernández y Aquilino Duque

Author: Hutch / Etiquetas: , , , ,


Anteayer, jueves 15, se celebró en la fundación Valentín de Madariaga, sita en el magnífico edificio que albergó el pabellón de EE. UU. en la Exposición Iberoamericana de 1929, un acto de homenaje al poeta Miguel Hernández, más bien, intento de homenaje a los sevillanos Joaquín Romero Murube y Eduardo Llosent, quienes auxiliaron al malogrado poeta de Orihuela. En el acto, organizado por las Asociaciones Culturales Ademán y Fernando III, intervinieron Romualdo Maestre, jefe de la sección de Edición de ABC de Sevilla -primero por la derecha-, y el poeta Aquilino  Duque, Premio Nacional de Literatura de 1975, entre otros galardones.

Resultó un encuentro muy agradable -pese a la cobertura policial en la entrada al edificio-, sobre todo por la presencia de Aquilino Duque. La intervención de Romualdo Maestre fue breve y de contenido bastante manido: se centró en la enumeración de los personajes falangistas que ayudaron a Miguel Hernández, frente a Neruda o Alberti, quienes podrían haber evitado su muerte de haber intercedido por él ante la embajada chilena. Sin embargo, la estrella fue, sin lugar a dudas y como estaba previsto, A. Duque. A sus casi ochenta años, se conserva estupendamente, su dicción de poesía es buena, aunque su conversación a veces resulte un poco ininteligible por la falta de vocalización, pero hay que decir que fue una delicia poder escucharle. Recitó textos de algún libro suyo relacionado con la temática del encuentro y la "Égloga" dedicada a Garcilaso de Miguel Hernández. Su charla inicial fue breve, sin embargo, lo sustancioso vino después con el coloquio que se entabló a posteriori. Allí se dejó ya el tema inicial de la charla, en beneficio de semblanzas del poeta de Orihuela. Se contaron anécdotas que no me resisto a glosar.

Una de ellas hizo referencia al carácter de Miguel Hernández: cuando estaba ya preso y se le sometió a proceso ante un tribunal militar, uno de los miembros del ejército comentó que el muchacho no era malo, que no se le iba  a matar, pero que era un poco tonto porque no se podía esperar que en semejante ocasión soltara un mitin ante el tribunal. O aquella que hace referencia  al vallisoletano José María de Cossío, autor del  célebre "Los Toros. Tratado técnico e histórico" -conocido como "El Cossío"-, del cual se contó, muy graciosamente, que casi "le coge el toro" por su ayuda, tras la guerra, a personajes del bando republicano (Miguel Hernández incluido), pero que no se le podía hacer nada porque aparte de ser amigo de los del bando contrario... ¡también era amigo de los toros! Allí salió a relucir la aversión de Cernuda y Lorca hacia el poeta oriolano por su provincianismo y facilidad versificadora, o los celos rapsodas de Alberti. No faltó la actualidad con las referencias de Aquilino Duque a la masacre de Katyn y a las tergiversaciones del lenguaje.

Las anécdotas de que Aquilino Duque fundiese involuntariamente la "Égloga" a Garcilaso con la "Elegía a Ramón Sijé" o los dos minutos largos que tardó el poeta sevillano en encontrar en un libro un texto que iba a leer, no pasaron de eso, de anécdotas simpáticas que dieron más salsa al evento.

6 comentarios:

Suntzu dijo...

Tuvo que merecer la pena. ¿En serio había policía a la entrada? Esto está llegando a un punto que pasa del absurdo.
A mí me contaron algunas anécdotas más por la mañana en la charla que te comenté (malos tratos en la cárcel, el dichoso reloj de Aleixandre), pero no sé si darles mucha fiabilidad porque no cuentan con el beneplácito de alguna compañera :) Me hubiese gustado asistir. Gracias por contarlo aquí.
El texto del blog de Aquilino Duque, de 1977 es, tristemente, muy actual. Qué pena.
Saludos.

Vivian dijo...

Un acto altamente interesante por lo que cuentas, debió ser una gozada estar allí.

Respecto a Aquilino Duque, he de confesar que no tenía ni idea de quien era, y que lo he descubierto gracias a esta estupenda entrada que dedicaste al acto y al enlace que, afortunadamente para los que como yo no lo conocíamos, tuviste a bien introducir en la entrada.

Y es que, pasar por aquí siempre es edificante para mí, tu blog se ha convertido en una fuente de descubrimientos, a cual más interesante…

Saludos

Anónimo dijo...

Perdón por mi simpleza, pero de esta entrada me quedo con lo de Romualdo Maestre... y no precisamente por su intervención....

Licantropunk dijo...

Pues a Aquilino Duque no lo conocía. ¿Así que había policía? Un poeta sigue siendo un bulto sospechoso, ja, ja.
Saludos.

Alfaraz dijo...

Gracias por tu crónica Angelus.
Yo también creo que lo de mandar unas tanquetas de la policía fue un detalle surrealista por parte del Delegado del Gobierno y que será muy apropiado en un futuro posible homenaje a José Mª Hinojosa.

Y el episodio de Miguel Hernández en el Alcazar creo que se lo he leído a Aquilino Duque en "Mano en Candela" absolutamente recomendable.


.

Angelus dijo...

Suntzu, doy testimonio de que sí, de que había furgón policial a la entrada del edificio (tanto cuando comenzó el acto, como cuando finalizó). También se habló del reloj de Aleixandre, pero no de los malos tratos en la cárcel. Se comentó la fiereza e instinto asesino de la poesía política del autor, en nada comparable a lo que se compuso en el otro bando. En cuanto al blog de Aquilino Duque, pues por allí me paseo todos los días en busca de alguna gema. Saludos.

Vivian, muchas gracias por tus palabras. Es un placer para mí descubriros a autores, que, por otra parte, no necesitarían el foco de atención, pero las circunstancias actuales juegan en su contra. Saludos.

Anónimo, nada de perdones, ya te dije una vez que cada cual tiene sus intereses y gustos personales. Te tenía en mente cuando leí el nombre del editor del ABC. Un abrazo y siempre gracias por pasarte por aquí.

Licantropunk, "la poesía es un arma cargada de futuro" como decía Gabriel Celaya, y más cuando los poetas son de una tendencia política que, desgraciadamente, es vista como políticamente incorrecta. Saludos.

Alfaraz, me alegro de que la crónica os haya servido para los que no pudisteis asistir al acto. Seguiremos atentos a las programaciones de estas asociaciones para dar con eventos importantes. Saludos.