KAROLINA Y EWA. A veces merece la pena esta profesión

Author: Angelus / Etiquetas: , , ,



Eran amigas durante el Liceo, la Universidad las separó, pero en mi mente están unidas, junto a Maciek Zamiatowski, por el grato recuerdo de un grupo de alumnos inolvidables, a los que di clase de Lengua, Literatura y Civilización españolas durante cuatro años. Ese curso, más que ninguno a los que enseñé en el Liceo Cervantes de Varsovia, son obra mía, un poco parte de mí. Karolina estudió Derecho en la Universidad de Toledo y ahora es becaria allí y hace el doctorado, publica artículos científicos y opúsculos para los consumidores. Ewa terminó Comunicación Audiovisual y Traducción e Interpretación en Valencia y ahora es fotógrafa del Ballet Nacional de Polonia con sede en Varsovia, su gran pasión. Seguro que están haciendo lo que les gusta y que serán -ya son- mujeres de provecho en el futuro; fueron buenas estudiantes y agradecidas alumnas.

Dejo un poema que dediqué a todo el curso al final de su etapa de Secundaria; se trata de una versión del "Romance de la luna, luna" de Federico García Lorca; en él están todos los nombres de los alumnos que cursaron el último año en el perfil bilingüe del instituto y que aprobraron la Matura -algo así como el antiguo examen de Reválida en España, el nombre, como se puede deducir, es de origen latino-. Lamentablemente las referencias onomásticas sólo pueden ser entendidas por ellos, pero creo que es una muestra de su buen talante hacia mí y de la interacción entre profesor y alumnado.


ROMANCE DE LA MATURA, DURA

A Margarita Jensé Tutorca

El profesor vino al aula
con su matura de mayo.
Los de cuarto miran miran.
Los de cuarto están mirando.

Entre folios cervantinos,
müeve el profe sus manos
y enseña, exigente y duro,
su modelo de este año.

Por la calle, las de siempre
se apresuran en su paso.

-“Corre, corre, Ula, Ula, Ula,
los minutos van volando.
Si te pasaras de diez
habría unos de regalo.”

-“Joanna, deja de gritarme,
también tú vas con retraso.”
Por fin llaman a la puerta,
con los apuntes guardados.

-“Entra, entra, entra, Ula, Ula, Ula,
ya estamos todos sentados.”
-“Claudïa, hemos visto fuera
a tu novio el mejicano.”

Los alumnos ya redactan
su matura con espanto.
Gabi, actitud “positiva”,
los acentos ha olvidado.

Juana está con Valle-Inclán,
su trabajo no premiado.
Marta quiere sorprender
con otra nota de cuatro.

Los gustos de Karolina
son, Grecia y Roma, los clásicos.
Las risas fuera de tiempo
y el profesor enfadado.

Cómo nos lee Kamila,
¡ay, cómo lee el teatro!
Al huerto querría Piotr
ir con su Ola de la mano.

La hora final se acercaba
excitando nervios, claro.
Dentro del aula Dorota
pide, enfadada, ir al baño.

Todo ya al fin concluyó.
Las cinco horas han pasado.
Fuera del Liceo están
dando gritos, los de cuarto.

En el aula, alumna última
aún se queda soñando:
Ewa danza, danza, danza,
Ewa siempre está... danzando.

10 comentarios:

Suntzu dijo...

Hombre, tenía ganas de leer esto yo. Conocía la existencia del poema porque lo habías comentado alguna vez en el coche, pero nunca lo habías traído. Me ha gustado mucho la adaptación y me alegro de que te hayas animado a colgarlo aquí. Y tienes razón: a veces esto merece la pena por algunos de ellos.
Saludos.

Anónimo dijo...

¡Cuánta Polonia llevas en ti...!

Ewa Krasucka dijo...

Gracias por esta entrada, Ángel. Es verdad que nos formaste como personas en aquellos años. En cuanto a adaptaciones de poesía, creo recordar que nosotras también te regalamos un poema de despedida, una versión de Bécquer. ¿Te acuerdas? Un abrazazo :)

Karolina dijo...

Angelus (o más bien "Angele", si nos atenemos al vocativo latino), tengo que rectificar que seguimos muy amigas con Eva, aunque nos veamos poco por razones de distancia. Pero gracias por estas cálidas palabras que nos diriges.

Y es cierto lo que dice Eva del otro poema. Creo que merece salir a la luz del blog también, para dar fe del cariño que te tenemos.

Carlos Galeon dijo...

Bonita adaptación del poema. ¡Pena no haber podido disfrutar yo de profesores así!
Un abrazo.

Angelus dijo...

Suntzu, gracias por tus palabras. La verdad es que la versión está muy currada, tanto en el plano formal (métrica) como en el contenido (adaptando, en la medida de lo posible, el original a la situación de la clase); además era un poema muy trabajado con los alumnos. Sí, a veces vale la pena el esfuerzo, pero cada vez es menos frecuente encontrarse con perlas en la ciénaga. Saludos.

Anónimo, mucha, tienes razón. El pasado lo idealizamos.

Ewa Krasucka y Karolina, gracias a vosotras por vuestro aprecio constante con el paso del tiempo y por el respeto y valoración hacia mí durante los cuatro años juntos en el Liceo. Me alegro de que mantengáis la amistad a pesar de los kilómetros que os separan. En cuanto al poema que me dedicasteis (Ewa), claro que lo recuerdo, así como tu decepción por que no lo leyera en clase. Algún día lo colgaré en el blog, creo que lo conservo en Valladolid. Abrazos para las dos.

Carlos Galeón, gracias por tu comentario. El poema, creo, está bastante conseguido, aunque para versiones buenas, tus sátiras de la actualidad. Saludos.

Agata dijo...

jajaja! Qué poema más majo!

Angelus dijo...

Agata, me alegra que te guste. Saludos.

Xoán González dijo...

Me gusta tu testimonio y el refrendo de Karolina y Ewa. Me ha venido a la mente la frase del "Mío Cid" "¡Qué buen vasallo si hubiera buen señor!" ("What a good vassal. If only he had a good lord!”, que dirían los ingleses)... pero, aunque literario, lógicamente no viene al caso por su significado. Se impone algo más popular como un "de tal palo, tal astilla". Enhorabuena "maestro" (teacher, que dirían los ingleses).

Angelus dijo...

Xoán González, o aquello de "Si el alumno no supera al maestro, ni es bueno el alumno; ni es bueno el maestro." Proverbio Chino. Un abrazo.