El poeta sevillano Abelardo Linares no ha muerto

Author: Hutch / Etiquetas: , , , , ,


En la anterior entrada escribí sobre el acto de homenaje a Miguel Hernández en Sevilla. Pues bien, durante la charla, Javier Compás, de la Asociación Cultural Ademán, dijo que era necesario recordar la figura de Abelardo Linares, porque su reciente desaparición había tenido poco eco en los medios. No daba crédito a mis oídos, pues el poeta Abelardo Linares (Sevilla, 1952) era relativamente joven y no había leído nada al respecto. Al llegar a casa me lancé a la Wikipedia para recabar información, pero allí no se daba la fecha de su fallecimiento; buscando en la red, encontré la noticia de la muerte del falangista Abelardo Linares Muñoz y ahí empecé a darme cuenta de que tal vez se trataba de su padre. El blog de La clave cultural me confirmó el parentesco.

Sirva esta confusión mía para recordar la figura de este poeta y bibliófilo sevillano. Lo conocí a través de la antología de José Luis García Martín "Las Voces y los Ecos" (Júcar, 1980), antología dedicada por aquel entonces a la joven poesía española, la que posteriormente se llamó "poesía de la experiencia": lenguaje cotidiano, inspiración clásica, superación de los novísimos, magisterio de Cernuda, Borges... El prócer de esta poesía sería con posterioridad Luis García Montero. Aparte de escritor, Abelardo es responsable de varias editoriales, entre ellas Renacimiento, y protagonista de una anécdota interesante relativa al millón de libros que se trajo en barco de América.

Dejo uno de los poemas de la antología antes citada y un blues de John Lee Hooker que responde bien al clima del texto.

BLUES

Larga y lenta es la noche, como un blues.
Aceradas estrellas con cansancio de sombra
en las cuerdas del viento.

Larga y lenta es la noche.
Lejana la caricia, inaudible el suspiro.
Sólo un claxon lejano desvelando el silencio,
perdiéndose en las últimas esquinas...

Larga y lenta la espera.
Sin palabras que digan la angustia de unos ojos,
su deseo impalpable de una luz temblorosa
creciendo con el ritmo de su sangre.

Sombrío, como el blues,
el amor de alas turbias que las sombras desgarran
mientras llega la aurora.

Entre sábanas ciegas, apagados los labios,
crece la soledad. Oscuramente
llora el amor sus lágrimas azules.


7 comentarios:

Alfaraz dijo...

Que levante la mano el que conociera la librería de A.L. (hijo) en Mateos Gago.
Luego se lo llevaron todo a la nave industrial en Valencina y ya no es lo mismo, claro.



.

Suntzu dijo...

Vale. Quedaré como una cazurra (una vez más) pero no lo conocía. Gracias por traerlo aquí. A mí la poesía de la exeriencia no me va demasiado (tiro más para los novísimos), pero el poema que has colgado me gusta. El acompañamiento musical, muy acertado.
Qué entrada más completita te ha quedado.
Saludos.

Rafael C. S. dijo...

Ohhhh, el bluessss.

Vivian dijo...

Otro poeta más que añadir a mi lista de descubrimientos gracias a tu blog, Angelus.

La verdad es que lo que cuentas del “anuncio” de su muerte me parece terrible, no entiendo como puede “soltarse” semejante noticia sin haberla confirmado al cien por cien, aunque vivimos en un país bastante dado a enterrar en vida a la gente, no es la primera vez que escucho algo semejante, aunque anteriormente siempre había sido referido a cantantes o personajes de la farándula y la “fuente informativa” algún periodista del corazón…

Respecto al poema, me parece una maravilla, uno de los que más me ha gustado de los que he ido descubriendo a través de mis paseos por tu blog.

Un abrazo

P.D: Curiosísima la anécdota del millón de libros, tampoco la conocía.

Angelus dijo...

Alfaraz, yo no puedo presumir de conocerla, supongo que existió antes de mi traslado a Sevilla (provincia). Valencina me pilla cerca. Saludos.

Suntzu, es una sorpresa para mí descubrirte a un poeta sevillano, me alegro de ello. De los novísimos, ya sabes que me quedo con Panero. Gracias por tus palabras. Saludos.

Rafael C. Santizo, no sé qué interjección le viene mejor al blues, en todo caso, alguna que muestre la pena... Saludos.

Vivian, me alegro de que el poema te haya gustado y hayas descubierto a un nuevo poeta. La noticia de la muerte está (y estaba) confirmada, lo que pasa es que el ponente hablaba del padre del poeta, pero no citó el segundo apellido, lo que me llevó a mí a confusión. Saludos.

Licantropunk dijo...

Pues ya me alegro. La verdad es que el título de esta entrada parece un desconcertante titular periodístico ¿verdad?
Saludos.

Angelus dijo...

Licantropunk, me alegra que comentes eso, porque ésa era mi intención: hacer un titular periodístico desconcertante. Saludos.