Un concierto inverosímil

Author: Hutch / Etiquetas: , ,


En el cine se puede contar cualquier historia, hasta la más descabellada, pero hacerlo con credibilidad y lógica en el guión. "Portrait of Jennie" pone en el celuloide la historia de una niña muerta, que, como fantasma, se le aparece a un pintor fracasado para obsesionarlo, motivar su creatividad y, al final, acabar por despertar en él la pasión; una historia fantástica e ¿imposible? que hacía las delicias de Luis Buñuel y que gracias al guión, la fotografía y la caracterización de los personajes, en especial, el que hace Joseph Cotten, resulta creíble y emociona, porque, en definitiva, la verosimilitud en el arte es fundamental.

"El concierto", que venía a España con cierto prestigio por el aval de la crítica francesa, peca en exceso de falta de veracidad. La historia es por sí misma harto absurda: después de treinta años de fracasos personales y sin tener contacto entre sí por la separación de sus componentes y la disolución del grupo, los miembros de la antigua orquesta del Bolshoi de Moscú se reúnen para suplantar a la auténtica y tocar en París a bombo y platillo el "Concierto para violín" de Tchaikovsky. El concierto es un éxito y supone el resurgimiento de la orquesta, sin que nadie parezca que se percate del engaño.

Cualquier historia de ambiente eslavo me interesa, pero la película hace inverosimil el ya de por sí bastante descabellado argumento: una orquesta que las noches anteriores se va de juerga por París, que no ensaya en ningún momento para la función (tras treinta años de separación), artistas que llegan comenzado el concierto, un músico que está en el escenario amordazado para que no toque (el mecenas del invento y aficionado musical) y, pese a todo esto, conquista el París musical. Demasiado para mí. El toque de comedia -en especial, centrada en el comunismo- suaviza el caos. Quizás sea en esos momentos bufos y de parodia del antiguo régimen soviético y de la ideología comunista, donde haya que encontrar el acierto del film, no desde luego en la historia, ni en la puesta en escena del concierto en el Teatro del Châtelet de París.

4 comentarios:

Xoán González dijo...

Dices bien... parece que, bien contado, vale cualquier historia. He visto el trailer de "El Concierto" (¡qué acierto lo de que incluyas los enlaces!). Y la historia engancha: trama, nudo y desenlace... pero, una vez más, se incentiva la cultura del no esfuerzo: parece que tener una pasión es suficiente para alcanzar un éxito, pero -como siempre- el sacrificio no "vende".

Anónimo dijo...

Me parece muy acertado el comentario del amigo Xoan y a la vez me hace pensar en cuántos ejemplos se ven a diario (sobre todo en la televisión), que le dan la razón.
La eliminaré de la lista de películas a ver y en su lugar volveré a programarme una sesión de la serie "FAME"...

Licantropunk dijo...

Dos críticas encadenadas: un clásico y un estreno. El clásico no recuerdo haberlo visto, pero me pasa con muchas. En cuanto a "El concierto", si llegó a verla será de casualidad. Más casual aún si tengo en cuenta tu recomendación.
Saludos.

Angelus dijo...

Xoán González, la película, en esencia, es una bufonada y pienso que así la planteó el director, rumano para más señas; el problema es que mezcla ese tono con el melodrama y el lirismo, y ahí es donde el film no cuaja, se pierde y se vuelve inverosímil. Abrazos.

Anónimo, ¡"Fama", cuántos recuerdos!: la música, los actores, el sacrificio para alcanzar la perfección... Saludos.

Licantropunk, las películas son para verlas, mi mujer se pasó un rato muy divertido con ella, y ya he dicho que venía con cierto prestigio crítico. Las apreciaciones son muy subjetivas. La que es una obra maestra es "Portrait of Jennie", joya del "Fantastic". Saludos.