CINCO MICRORRELATOS MÍNIMOS

Author: Angelus / Etiquetas: ,



La invitación del artista vallisoletano Pablo Moro, a través de su blog, para participar en el proyecto de las Nano Novelas, me ha traído a la mente la posibilidad de hacer una entrada dedicada a microrrelatos mínimos. Este género narrativo no me ha llamado nunca demasiado la atención, pero parece que últimamente cobra un importante auge. La condensación que supone y las sugerencias que despierta son, sin duda, su mayor acierto. Bien, allí van; cuento, igual que con los haikus, con vuestra benevolencia.

UN OFICIO CLAUSTROFÓBICO
El paro le había empujado a este trabajo deleznable. Es cierto que estaba en contacto con la cultura, que entraba todos los días por la puerta de la Universidad, que por sus manos pasaban tesis doctorales y que los estudiantes esperaban ansiosos el fruto diario de su esfuerzo, pero nunca hubiera pensado acabar dentro de una máquina fotocopiadora deslizando las hojas tamaño DIN A4.

¡EDUCACIÓN!
No les importaba que les engañases, mintieses o robases, siempre que lo hicieras con gracia y salero, lo que no te perdonaban era la seriedad y esa maldita costumbre de decir siempre: ¡por favor!

SANTO, A PESAR DE TODO
Iba a ser la beatificación más rápida de la historia, pero faltaba todavía un milagro. Al final, tuvo lugar: el santo se apareció para decir que él no había obrado esos milagros.

METAMORFOSIS INVERSA
Cuando la cucaracha despertó una mañana, viose convertida en un horrible y diminuto ser humano.

DECEPCIÓN
Al alcanzar la cumbre, desanduvo, cabizbajo, el camino.

15 comentarios:

Rafael C. Santizo dijo...

Mientras conducía de vuelta casa recopiló mentalmente sus regalos de Reyes: un globo aerostático, dos corbatas, una gorra con visera y una colonia. Ya podía decirse que era todo un padre en toda regla.

salvadorpliego dijo...

Me pareció genial lo que leí. Te felicito.

Un placer leerte.

Suntzu dijo...

Sin benevolencia ni nada... Me han gustado mucho. Con alguno, me he reído un montón. Los que más me han gustado han sido los tres últimos. El del santo, un puntazo.

Saludos.

Suntzu dijo...

Por cierto, a mí el género me encanta. Juan Antonio González (¡Ah de la vida!) tiene un página de microrrelatos, por si no les has echado un vistazo.
Anímate a colgar más.

Licantropunk dijo...

Fantásticos!!! Me quedo con el tercero, tan ingenioso, y el quinto, breve pero de los que te hacen pensar un buen rato. Enhorabuena.
Saludos.

Angelus dijo...

Rafael C. Santizo, no está mal el micorrelato. Anímate a hacer una entrada parecida en tu blog. Saludos.

Salvadorpliego, ¡muchas gracias! Valoro la felicitación especialmente viniendo de un poeta. Saludos.

Suntzu, ¡gracias también! No sé si colgaré más textos, porque primero tengo que componerlos, éstos vinieron en un momento de ¿inspiración? Ya me dirás cuál es la dirección de Juan Antonio, no consigo localizarla. Saludos.

Licantropunk, ¡muchas gracias! Con estas felicitaciones voy a tener que creérmelo... Yo también pienso que los mejores son el tercero y el último, éste fue el que compuse primero, para el blog de Pablo Moro. Saludos.

Vivian dijo...

Me gustaron todos, y no es peloterío, creo que todos tienen su punto de ingenio, pero, mira tú por donde, el que más me gustó fue el más micro de todos, el último.

A mí este nuevo “género-moda” me parece muy interesante, esa capacidad de síntesis, ese plasmar una idea, con contundencia, sin florituras, me atrae, aunque no siempre los que he leído han conseguido ese interés en mí.

Me gustó la foto, sabes, cuando iba al instituto, coleccionaba miniaturas, tenía un montón, un despertador antiguo, una macetita, un teléfono, y una edición del Quijote en miniatura, con tapas de cuero, eso sí, sólo contenía unas pocas páginas, con las primeras frases del libro.

Una entrada estupenda, me encantó.

Saludos

Angelus dijo...

Vivian, ¡gracias por tu amable comentario! Me alegra que te hayan gustado tanto los textos como la foto. Sí, las miniaturas tienen un encanto peculiar; como dijo el Arcipreste de Hita:
"siempre gusté de pequeño sermón /
y de mujer pequeña y de breve razón, /
pues lo poco y bien dicho queda en el corazón."
Saludos.

Rafael C. Santizo dijo...

¡Cuánta sabiduría hay cerca de lo breve! Una de las cosas más interesnates que escuché fue: "la oración y la visita las mejores las más cortitas". En referencia a los sermones del Arcipreste, recuerdo lo que escuché una vez decir en el estío a un cura que se enrrollaba mucho en misa: "al avío, padre cura, que la misa no engorda y en que en tiempo de melones, sobran los semones"; a lo que el cura respondió retóricamente: "hijo, ¿y en tiempo de sandías, qué?". "En tiempo de sandías... ¡hasta las homilías!"

Angelus dijo...

Rafael C. Santizo, siguiendo por el camino de "melones y sandías", como bien sabes, el Arcipreste en su "Oda de la mujer chiquita" continúa:
"En pequeño jacinto yace gran resplandor, /
en azucar muy poco, yace mucho dulzor, /
en la mujer pequeña yace muy gran amor, /
pocas palabras bastan al buen entendedor."

Suntzu dijo...

Pues parece que lo ha cerrado y solo permite la entrada a lectores invitados. Una pena. De todas formas, en el apartado "Breverías" hay algunos.

Un saludo constipado (si antes lo digo...).

Anónimo dijo...

La última.

Angelus dijo...

Anónimo, ¡Vale!

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

el género del microrrelato es algo muy serio y que debe de iniciarse uno sólo después de leer muchos textos antes.

A los amantes del género, les invito a pasar...

Angelus dijo...

Daniel Sánchez Bonet, no sé si mis textos son lo suficientemente serios o no, en todo caso en mi blog escribo lo que quiero sin pretender hacer obras maestras de nada; lo que sí que tengo claro es que para componer microrrelatos (o novela, o poesía) lo que se necesita es saber escribir y en su breve comentario hay dos errores: uno sintáctico ("que debe de iniciarse uno" en vez de "en el que debe...") y otro morfológico (no es lo mismo deber + infinitivo que deber de + infinitivo).

Gracias por la invitación a pasar... pero DEBO declinarla.