¡Señoras y señores! Con todos ustedes... LA MUERTE

Author: Hutch / Etiquetas: , , , ,


No soy necrófilo, pero entre mis obras artísticas favoritas figuran Coplas a la muerte de su padre de Jorge Manrique, Antología de Spoon River de E. L. Masters, Pedro Páramo de Juan Rulfo o El séptimo sello de I. Bergman. Creo que vivimos en una sociedad que da la espalda tajantemente a la realidad de la muerte, pero ¿por qué? Para un creyente debería ser un simple paso, una puerta que le conduzca a una realidad más plena, para los no creyentes es un hito más de la vida en la tierra; sin embargo, se le tiene pánico, se mira a otro lado, como si con estas actitudes se pudiera evitar su llegada. Falsedades de una sociedad hipócrita y hedonista hasta los tuétanos. En la Edad Media, por el contrario, su presencia era constante y como testimonio, la imaginería literaria y pictórica de la época.

Todo esto viene a cuento de dos situaciones recientes. Una, la fotografía del suicidio del gran escritor austríaco de entreguerras Stefan Zweig y su esposa, que ha colgado David Torres en la última entrada de su blog, reseñando un libro de Zweig. Dos, acabo de ver la película japonesa ganadora del Óscar Despedidas, que trata de un embalsamador.

En cuanto a la foto (que inicia esta entrada), hay que reconocer que es brutal. Dos enamorados abrazados en su instante final voluntario. Asusta un poco mirar de frente a la muerte en esta foto sepia que capta la realidad en toda su crudeza, pero hay que reconocer que no deja de existir lirismo en ese abrazo mortal.

En lo que respecta a la película, el protagonista es un violonchelista en paro devenido en paria social por tener que dedicarse a una profesión rechazada por todos a causa de su contacto físico con la muerte. Sin embargo, a lo largo de la película hay escenas bellísimas (otra vez lo poético de la muerte) del ritual del embalsamamiento y termina en un largo y almibarado final de media hora en el que el protagonista se reivindica ante amigos y esposa: en el amortajamiento se ha convertido en un experto en el trato con la muerte, haciendo recobrar la imagen "viva" del fallecido en los familiares que asiten a tal proceso.

La muerte está a nuestro alrededor afectándonos a todos los seres vivos, no sólo a los humanos; su presencia no debería asustarnos; pero para convencernos de esto, habría que cambiar de mentalidad. Como afirma Juan Manuel de Prada: "nada escandaliza tanto a las sociedades idolátricas como afrontar la muerte con naturalidad".


2 comentarios:

Suntzu dijo...

Hago el comentario sin haber leído nada de la peli porque quiero ir a verla. ¿La has visto en versión original? A mí es que me tira un poco para atrás. Si fuera en inglés, todavía. Pero bueno, creo que está doblada en el Alameda. A ver si no la quitan para la semana que viene, que es cuando tengo planeado ir.

Respecto a lo que dices de la muerte, estoy completamente de acuerdo contigo. Pensamos en ella como algo lejano, no nos creemos (aunque lo sepamos) que tenemos que morir algún día. Y ese "algún día" siempre lo vemos lejano. Y no es así. Que cualquier día, viene una ambulancia y te quita las tonterías.

Puede sonar un poco truculento, pero a mí el pensar en que me tengo que morir,en que todas las personas que quiero y cuya presencia doy por sentada a diario en mi vida tampoco van a estar ahí para siempre, me ayuda a disfrutar más de la vida.

La foto de Zweig, espeluznante. Me pasaré por el blog de David Torres a leer la entrada.

Un abrazo, Jefe.

Angelus dijo...

Suntzu, las ambulancias están para salvar vidas, lo que pasa es que a veces parece que se las quieren llevar por delante a toda velocidad, ¿verdad? La entrada de David Torres es muy buena, espero que hayas disfrutado de ella como yo lo hice.

Un abrazo desde Castilla.