DE SARAOS Y OTROS CUENTOS DE CIENCIA-FICCIÓN

Author: Hutch / Etiquetas: , ,


El pasado 14 de junio se inauguró la Feria del Libro de Sevilla. Una feria interesante por el número de casetas, pero rácana por la nómina de escritores presentes: Luis García Montero, Antonio Hernández, Ángeles Caso.. y pocos más.

El viernes 15 nos las prometíamos felices con el anuncio de una charla-coloquio sobre el escritor polaco de ciencia-ficción Stanisław Lem. Los invitados, patrocinados por la librería Laraña, los de la foto: Alejandro Luque, Ylia Topper y Luis Manuel Ruiz, de izquierda a derecha.

El evento resultó ser, como dicen por aquí, un sarao. Tras una búsqueda denodada de aparcamiento y una carrera no menos angustiosa en pos de la sala para llegar a la hora prevista (20.00), resultó que lo ponentes no tuvieron más ocurrencia que presentarse allí a las 20.25, y eso dos de ellos, porque el tercero hizo su espectacular ingreso a las 20.35. Eso sí, ni las azafatas (ni azafatos) que nos atendían, ni ellos mismos cuando tomaron asiento, dieron ninguna explicación ni disculpa por el retraso. Así que allí estábamos nosotros esperando la irrupción de los protagonistas y pensando si todo aquello no sería más que un juego de ciencia-ficción al más puro estilo Lem.

Inicado el evento, los comentarios sobre el escritor polaco giraron en tono a la capacidad humorística, la burla del comunismo y de la Iglesia que posee la novelística del escritor. He leído dos obras suyas: "Solaris" (inmensa) y las memorias "El castillo alto" (reseñadas en este blog en el mes de diciembre del año pasado). El humor está ausente en ambas, si bien la segunda es muy entretenida de leer. Parece ser que otras obras como "Diarios de las estrellas" y "Ciberiada" son un prodigio cómico; aunque no lo dude, creo que este aspecto se pude tratar con un enfoque más serio (valga la paradoja) y profundo que el que se hizo allí. Por la sala sonaron palabras del tenor de "cachondeo" y "empajillamiento", como si fueran lo más normal del mundo. Se intentó dar un toque festivo-lúdico que no me agradó en absoluto -quizá ya estaba mal predispuesto por la informalidad de los asistentes-. En este ambiente, la banda de un paso de Semana Santa que nos atronó a pocos metros, no resultó más que otro ingrediente más del sarao.

Con todo, lo más denigrante fueron las intervenciones del tal Ylia Topper: poseedor de un español macarrónico y casi incomprensible para un nativo, puedo asegurar que para un extranjero era irritante.

La "fiesta" terminó a las 21.00, afortunadamente con pocas intervenciones del exiguo público asistente. Nos quedó poco tiempo para visitar las casetas, aun así pudimos hacernos con el último tomo de Stieg Larsson.

Así fue mi estreno de la Feria del Libro 2009. Me gustaría haberlo contado diferente, pero los saraos no van conmigo.


14 comentarios:

Suntzu dijo...

El problema de muchas charlas-coloquio es que hay algunos charlocoloquioparlantes profesionales que se dedican a ir de ciudad en ciudad hablando del tema que se suponen que dominan con la finalidad básica de hacer turismo y pasar un buen rato con los coleguitas. Y así pasa lo que pasa: que no se toman en serio nada y ni respetan el tema del que hablan ni al público al que se dirigen.
Siento que tuvierais que pasar tan mal ratito (aunque lo de la banda de Semana Santa ha sido un punto).

Un abrazo, Jefe.

Angelus dijo...

Suntzu, la banda fue un auténtico coñazo; teniendo en cuenta la lentitud procesional del paso aquel perdido en un tiempo que no era el de Semana Santa, puedes imaginarte qué tipo de banda sonora amenizó la charla; quizá fuera una broma desde el más allá del Lem humorista y burlón que yo desconozco.

Saludos.

Licantropunk dijo...

Pero ¿no cobraban por dar la charla? ¿verdad? Ja, ja. Sucede en muchas tertulias radiofónicas, que con poner el cazo ven justificada su presencia y luego, hablamos de lo que haga falta ¿el sexo de los ángeles? Pues vale. Ponme tres.
Por cierto, me acabas de recordar que tengo pendiente ver "Solaris" de Tarkovski. La de Soderbergh sí la he visto y no estaba mal.
Saludos.

Angelus dijo...

Licantropunk, es lugar común criticar la versión de "Solaris" de Soderbergh y alabar la de Tarkovski. De hecho, Lem abominaba de la primera, aunque no le gustaba demasiado la del ruso. Yo no he visto ninguna de las dos, así que espero tu reseña al respecto.

En cuanto a los contertulios, pues es cuestión de echarle mucha cara al asunto y con eso parece que basta.

Saludos.

Alfaraz dijo...

Bueno, supe que estuvo ahí el periodista Jesús Pardo en una tertulia sobre la bohemia.

Por cierto, por lo que te he leído, creo que conocerás su autobiografía; una de las mejores de todo el XX. Y si no la conoces, estoy seguro de que la disfrutarás: "Autoretrato sin retoques".

.

Angelus dijo...

Alfaraz, en ese "pocos más" van incluidos los que me haya dejado en el tintero, que seguro que son unos cuantos.

Jesús Pardo es, sin duda, un nombre notable; su autobiografía está pendiente de lectura. En su momento recuerdo que recibió muy buenas críticas y en cualquier momento caerá.

Saludos y gracias por el comentario.

Ilya U. Topper dijo...

Siento mucho que a Angelus le haya parecido tan mala la charla pero celebro conocer a un admirador de Lem. Eso sí, lamentaría que se diera la impresión que el humor es una cosa poco seria; escribir con humor es una de las cosas más difíciles que existen y sí, Lem era maestro en este campo, aunque no lo empleara en todos sus libros y concretamente no en Solaris.

Por si debo explicaciones: mi retraso particular se debía a que el tren de Cádiz se retrasara y el taxi que no tuve más remedio que coger se encontrara con un monumental atasco, pero creo que son banalidades demasiado corrientes como para empezar con eso una intervención en una charla.
Y desde luego nadie en la charla ha cobrado por hablar (ni por los gastos de ir) Eso no exime de hacerlo bien, por supuesto; pero si ha servido para que alguno de los lectores del blog se acerque a las Ciberiadas o los Diarios de las Estrellas y se pasa un rato riendo (repito: el humor es una de las mayores artes de la literatura), me doy por satisfecho.

ilya

Alejandro Luque dijo...

Me sumo a la petición de disculpas de Topper, por si alguien se hubiera sentido ofendido, herido o incluso estafado aquella noche. Pero me permito hacer matizaciones para desmentir algunos comentarios erróneos e insidiosos.
Para empezar, al comienzo del acto aclaramos que ninguno de los presentes era un experto en Lem, sino que se trataba de una reunión de lectores dispuestos a compartir nuestra experiencia como tales. Incluso bromeamos con el hecho de que estuviera presente entre el público el editor Enrique Redel, que sí es todo un experto, y le invitamos a ocupar nuestro asiento. Es evidente que si alguien esperaba una reunión académica o un círculo de eruditos, se equivocó de sitio.
Segundo, aunque el tono de la mesa fuera desenfadado –lo que no creo que sea de por sí censurable-, creo que se habló de muchas cosas más que de humor: hablamos, si no recuerdo mal, de la relación de ‘Solaris’ con ‘El Quijote’, de la vertiente científica de la obra de Lem, de su feroz y justificado anticlericalismo. Por otro lado, si ud. asegura que el humor está ausente en ‘El castillo alto’, le invito a leer la página 157 de su edición de Funambulista. Si no sonríe ud. siquiera, hágaselo mirar.
Como ud. comprenderá, lo de la marcha de Corpus –difícilmente sería de Semana Santa a finales de mayo, eso lo sabe hasta un ateo como yo- no tiene nada que ver con nosotros.
Más: aunque somos conscientes de que el acento del señor Topper no es el castellano de Valladolid, me parece excesivo calificarlo de denigrante, que como ud. sabe significa ofensivo, injurioso, más aplicable al tono que ud. adopta. En cualquier caso, si cree que el problema no está en la vocalización, sino en el uso “macarrónico” del español, le invito a que eche un vistazo a la obra literaria, crítica y periodística de este señor. Tal vez le haga modificar su opinión, e incluso puede que aprenda ud. algo de su idioma.
Cabe señalar que al término del acto se dio la oportunidad al público para preguntar, intervenir, protestar o manifestarse de cualquier modo. Habría sido muy de agradecer oírle todos sus desacuerdos en ese momento, dándonos ocasión de explicarnos in situ.
Por último, me resulta curioso que crea “rácana” la nómina de escritores invitados en la Feria. Para los visitantes de este blog que no conozcan el programa, diré que entre esos “pocos más” estaban Fernando Savater, Felipe Benítez Reyes, Isaac Rosa, Mauricio Wiesenthal, Jesús Pardo, Joumana Haddad, Andrés Trapiello, Pedro J. De la Peña, Juan Manuel Bonet, Javier Sádaba, Salvador Gutiérrez Solís, Guillermo Busutil, Fernando Iwasaki, Julio Manuel de la Rosa, Eva Díaz Pérez, Eugenio Fuentes, Jesús Munárriz... Si los conoce o no, es asunto suyo, no de la Feria.
Aprovecho para comentarle al señor que se hace llamar Suntzu que no nos dedicamos profesionalmente a dar charlas ni participar en mesas redondas, aunque nos parece un oficio muy respetable. Topper y un servidor somos periodistas, Luis es profesor, y todos nos dedicamos a escribir lo más honestamente que podemos.
Al señor que se hace llamar Licantropunk, subrayarle que, aunque parezca mentira, puede haber tres personas dispuestas a compartir lecturas en público sin cobrar ni un duro. Y que le aproveche el ‘Solaris’ de Tarkovski, que ya va ud. tarde.
Gracias por permitirnos el derecho a réplica,

Alejandro Luque.

Angelus dijo...

Ilya U. Topper, le agradezco el tono de su réplica y acepto sus disculpas, aunque sigo pensando que los asistentes nos merecíamos algún tipo de explicación a su retraso y al de sus compañeros. En cualquier caso, celebro poder leerle con agrado, calificativo que no pude aplicar a su charla. Gracias por el comentario.

Angelus dijo...

Alejandro Luque, acepto la petición de disculpas, pero debo rebatir algunos aspectos de su réplica:
1- Cualquiera que estuviera presente en la charla puede confirmar que el eje central de la misma fue el tono humorístico de Lem; no es cierto que se hablara de muchas más cosas como dice Ud. Es verdad que se tocaron otros aspectos, pero yo mismo en la entrada los menciono ("la burla del comunismo y de la Iglesia").
2- En mi entrada también puntualizo que la lectura de "El castillo alto" resulta muy entretenida; que esta cualidad derive hacia la risa o el humor depende de la subjetividad lectora. Yo no tengo que hacerme mirar nada porque este texto o aquel otro me hagan o no me hagan reír. La empatía con el autor depende de muchos aspectos, y ya que Ud. se permite en su réplica acudir a los más rancios tópicos regionalistas para calificar mi crítica lingüística, debo decirle que quizás como andaluz Ud. sea más propenso a la risa fácil que yo como castellano (perdón para todos los andaluces que puedan leer esto, pero no para Ud.)
3- Hace referencia a la banda procesional como si yo les achacara a Uds. su presencia allí, cuando en ningún caso de mi entrada se deduce eso. Observo en Ud. un afán exculpatorio desmedido.
4- En lo que respecta al español del Sr. Topper, creo que él es ya mayor para defenderse y no lo hace, por lo que su comentario está de más. Pero ya que lo menciona, le diré que en ningún caso mi valoración ha sido desde el punto de vista purista vallisoletano, que nunca he puesto de manifiesto, porque entonces también debería haberle criticado a Ud. y no lo hice. Mire por dónde, da la casualidad que he sido profesor de español durante muchos años y puedo juzgar con conocimiento de causa el nivel hablado de un no nativo (aunque sea bilingüe) y más cuando debe hablar ante un público en su mayoría español. En todo caso, mantengo mi adjetivo "denigrante", porque así fue su español para la persona extranjera filóloga y traductora que me acompañaba. Y ya que se preocupa por buscar las palabras en el diccionario, escriba el significado completo de esa palabra: también quiere decir "deslustrar", y eso fue lo que hizo este Sr. con el español, quitarle el lustro, el brillo. De todas formas, como le escribo a él, celebro que su escritura sea comprensible y correcta. Por último, yo no tengo por qué leer nada del Sr. Topper, yo fui a escucharle y en este aspecto no me agradó; y claro que tengo que aprender mucho del idioma español, porque, aunque soy filólogo y profesor, soy consciente de mis carencias, pero permítame que elija yo solito a los escritores a los que acudir.
4- Su acto venía etiquetado como charla-mesa redonda, no como encuentro de lectores de Lem, así que no sé por qué debía intervenir para expresar mi opinión. Eso era de su incumbencia, no de la mía.
5- En cuanto a la nómina de escritores, claro que es asunto mío el conocer o no a los escritores, y por esto me permito valorarlos. Pero si Ud. hubiera leído mi contestación a Alfaraz se hubiera percatado de lo que escribí: "los que me haya dejado en el tintero, que seguro que son unos cuantos". El hecho de que un escritor sea relativamente conocido, no afecta a su calidad, creo que en esto podemos estar de acuerdo; así que no me venga con que si no los conozco, mi valoración no era cuantitativa.

En definitiva, y para terminar, creo que en su réplica se ha metido en camisa de once varas defendiendo al Sr. Topper, cuando él mismo adopta otra actitud. En ningún momento se disculpa expresamente por el retraso ni por la falta de explicaciones al respecto y critica cada uno de los aspectos de mi entrada, por lo que le debo decir: ¿le falta la mínima capacidad autocrítica para ver que llevo la razón al menos en algún punto? Y, por favor, no me de consejos; yo sé a quién debo acudir cuando los necesito. En cuanto a las observaciones que hace a mis otros comentaristas, no voy a escribir nada al respecto; ellos mismos lo harán si lo consideran oportuno.

Gracias por su comentario.

Suntzu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Suntzu dijo...

Al señor Alejandro Luque simplemente le quiero decir que hice un comentario general y que se ve que, en este caso, me equivoqué, porque no se dedican a esto. Por esa parte, les pido disculpas. Pero me reafirmo en lo que digo de que a veces, no se respeta al público que asiste a estos actos. Y creo que en este caso no se hizo, al menos, en lo que respecta a la puntualidad. Sin duda, el señor Topper tuvo sus razones de peso para el retraso, pero creo que si uno llega tarde a un sitio en el que le están esperando, hay que dar una explicación. Aunque lo correcto sería estar en los sitios a la hora acordada (esto lo digo por los demás).

Y una última cosa: el sentido del humor es muy personal. Uno se ríe de lo que le da la gana, ve la gracia en sitios distintos. O no la ve. No creo que sea posible , por más que usted lo intente, imponerlo o hacer que otra persona lo vea justo donde usted lo ve. Como tampoco se pueden imponer lecturas ni cuándo hacerlas ("que ya va ud. tarde") a los demás. En el cole tiene un pase, pero ya somos todos adultos.
Si no entiende esto, "hágaselo mirar".

Un saludo.

Alejandro Luque dijo...

A veces estos actos de la Feria sirven para hacer amigos, lamento que esta vez hayan propiciado el desencuentro, como lamento haber usado expresiones algo crispadas. Otra vez será, feliz verano.

Angelus dijo...

Alejandro Luque, me alegro de dar por zanjada esta disputa. También le deseo feliz verano y espero que un futuro encuentro literario, si lo hubiera, sea menos crispado.

Saludos.