FIN DE AÑO Y LISTA AL CANTO (III)

Author: Angelus / Etiquetas: , , , , , ,


Tercera entrega de libros de memorias y mitad de la lista.

14- Tiempo de errores, Mohamed Chukri. En su momento, supuso una agradable sorpresa para quien esto escribe, debido al desconocimiento del autor. Este escritor marroquí nos cuenta su juventud, en la que se inicia en la lectura y la enseñanza, tras una misérrima infancia. La mitad del libro, aproximadamente, es excepcional por la calidad narrativa y la capacidad sugestiva hacia el lector, sin embargo, en la segunda parte introduce elementos poéticos que no se imbrican con el texto, el cual pierde claridad y línea argumental; esto lo explica Chukri aludiendo al internamiento psiquiátrico al que temporalmente se vio sometido, pero que, en mi opinión, no justifica el oscurecimiento del texto. Chukri es autor también de El pan desnudo, en el que narra su infancia; se trata de un libro más homogéneo que el anterior, pero no tan sugerente.

13- Lejos de África, Isak Dinesen. Sobradamente conocida por la película homónima de Sidney Pollack con Robert Redford y Meryl Streep, esta autobiografía nos retrata a una mujer de extraordinaria personalidad y voluntad, aunque de una psique que no me produce especial empatía (quizá por preferir África a su tierra natal, Dinamarca). Libro de gran calidad literaria y muy admirado por escritores de la talla de Truman Capote o Javier Marías.

12- En los reinos de Taifa, Juan Goytisolo. Segundo tomo de memorias, tras Coto vedado. Cuenta su vida en París hasta la publicación de la novela Señas de identidad. Resulta admirable la postura ética adoptada ante la dictadura de Franco y ante la búsqueda desinhibida de su propia personalidad. Me gusta menos, sin embargo, el estilo narrativo y las ideas expresadas ante la literatura; aun así, es un gran documento sobre el ambiente cultural parisino y sobre sí mismo.

11- Sin rumbo cierto. (Memorias conversadas con Fernando Valls), Juan Luis Panero. Es un libro escueto, demasiado para mi gusto, y directo, característica devenida de su oralidad. El hermano mayor de la familia Panero ha sido un hombre viajero, desligado de la familia, bebedor, amador, un "oportunista" que sin terminar ninguna carrera universitaria ejerció siempre en editoriales gracias al nombre de su padre. No hay en el libro chismorrería, ni odios, ni venganzas personales –eso que está muy presente en los documentales El desencanto y Después de tantos años-. A pesar de la brevedad, el libro da una imagen coherente y serena del personaje, así como un retrato acertado de los países en los que ha vivido y de las personas que ha ido conociendo en los distintos ambientes culturales en los que se ha movido.

10- Falsas memorias de Salvador Orlán, Llorenç Villalonga. Se trata de un libro desconcertante, ya desde el mismo título y la introducción, que nos advierten del tono de ficción que el autor quiere dar a su obra. A pesar de esta declaración de intenciones, se puede decir que es un auténtico, por verdadero, libro de memorias. Es una obra excesivamente fragmentaria por cuanto los retazos de vida que cuenta no acaban nunca de cuajar, de formar un todo narrativo compacto (cuando parece que ya nos metemos de lleno en su vida, el autor pasa a otra cosa, a otro asunto, generalmente muy breve, dejándonos con la miel en los labios). Llorenç Villalonga es un hombre de otra época, ya no del XIX, sino más bien del siglo XVIII: un aristócrata por anhelo, ya que no de linaje, un conservador, no en el sentido de este siglo, sino quizá del Antiguo Régimen. Pero... ¡qué manera de escribir!, ¡qué elegancia!, las mismas que hacen de Bearn o la sala de las muñecas la mejor novela peninsular del XX.

2 comentarios:

Ewa dijo...

Vaya, vaya, un rato sin visitar tu blog y de repente tres entradas nuevas! Quiero saber el número 1 ya!! Feliz 2009 para ti y para Mónika :) Os saluda eee. (Estudiante Estresada en Exámenes)

Angelus dijo...

Ewa, tendrás que aguantar un poco la impaciencia. De momento, hago un paréntesis para publicar una entrada sobre Polonia. Gracias por tu interés y ¡suerte en los exámenes!
Un saludo.